Categorías
Ban En mis ojos Musica

Dulce Leonor, Marlango Exquisito

Marlango acustico 1

Hace ya un mes tuve la inmensa fortuna de volver a ver a mis amigos de Marlango, por primera vez en acústico, en un teatro, sentadita, como toca. 🙂

De nuevo un concierto impecable y maravilloso, con el público un tanto distante que caracteriza a esta isla pero sin impedirme cantar, emocionarme y transportarme a una dimensión paralela disfrutando de la música en estado puro: un piano, una trompeta, una guitarra y la deliciosa voz de Leonor.

¡Qué decir más! Que hablen las imágenes y su música para deslizarnos en una nueva semana palpitante de primavera.

marlango acustico 6

marlango acustico 5

marlango acustico 2

marlango acustico 4



Categorías
Batallando con el mundo Desde mis Brumas En mis ojos

Rinconcito

albaricoque by bruma

Querido rinconcito entre las brumas,

No quiero que pase más tiempo sin escribirte porque te añoro mucho. Siento que me justifico cuando te cuento por qué vengo tan poco junto a tí, y realmente sé que no nos debemos nada pero… pero me da rabia…

Ya sabes que, como te vengo diciendo últimamente, que mi vida ha tomado un rumbo distinto; no te puedo decir que vivo a lo loco sino que tengo unas responsabilidades distintas o una distribución de la energía distinta. A aquello que me dedico lo hago con intensidad y eso a veces deja menos espacio para venir a verte. Este mismo post lo empecé temprano antes de comenzar a trabajar y ya me ves, continuándolo 3 días después a la medianoche de un sábado, cuando por fin me he dicho que de hoy no pasa. Tiene cierto encanto rememorar mis madrugadas escribiendo y escuchando música, aunque ahora solo la música de la chimenea me acompaña, junto con la suave percusión de Max mordiendo sus juguetes.

Me gusta la vida que llevo, no cambiaría nada de lo que ha ido sucediendo, excepto las cosas que se escapan de nuestras manos y nos hacen descubrir lo efímero en cada momento. Sin embargo, sí soy consciente de que necesito esos momentos para mí como podían ser mi yoga, mis ratitos de escribir, mis runas o unos minutos de meditar y ejercitar la consciencia. A veces, las circunstancias nos llevan como la corriente de un rio y nosotros nadamos y elegimos pero entre las subidas y bajadas parece que no encontramos un momento de calma, de notar nuestro cuerpo flotar y sentirnos vivos plenamente, en nuestra diminutez.

Para encontrar ese momento me he puesto a escribirte hoy, para estar juntos un ratito aquí y ponernos un poco al día. Vivo tiempos de esfuerzos, ya te dije, suplementos de hierro y automotivación. Laboralmente, son tiempos de superarme enfrentando situaciones nuevas, la incertidumbre del error y la esclavitud del perfeccionismo. Hay momentos también de comprenderme, de vivir con piloto automático y confiar en mis capacidades y en lo “difácil”, mi filosofía del “estonosepara” y el paso del palpitar.

Querido rinconcito, sigo siendo consciente de mi fortuna, y eso me hace sentir muy bien conmigo misma y el universo. Sigo maravillándome al ver mi albaricoque florecer (y ya con sus primeras hojas), me sobrecogen las estrellas y la bóveda celeste, salgo de la vista túnel y también descubro nidos en los árboles cuando conduzco, o perros subidos a los muros de las casas. Cada mañana me deshago en arrumacos perrunos con Max y eso es enorme, la veo crecer con asombro y a la vez me aferro a ese cachorro que no tardará mucho en dejar de serlo. Me sigo emocionando de amor y alegría, otras veces añoro, tengo morriña y frustración por las distancias con las que convivo. Vivo, al fin y al cabo.

Pese a todo, creo en Ohana, en la familia, sanguínea o elegida, aquella que te acompaña en los buenos y malos momentos, aquella que incluso sabe dejar a un lado los rencores para aportar su granito de arena.

Siento que las cosas cambian y a la vez palpito en un espiral, unas veces más cerca que otras del centro pero girando y girando.

Te prometo que intentaré venir a verte más a menudo, ya sabes que me sienta muy bien ponerme a escribir casi sin saber de qué, contarte cuánto me gustan los almendros y otros pequeños milagros de cada día.

Una de las cualidades de los grandes amigos es que estén ahí aunque pasen semanas sin hablar y cuando volvemos a encontrarnos, es como si no hubiera pasado el tiempo. No hay expectativas ni películas, solo el sentimiento que nos une y la química de compartir un momento.

Hasta pronto rinconcito, gracias por escuchar, como siempre.
Namasté.

“…
Bless the day I made a wrong choice
Bless mess ups, yeah, bless them all
And give me the sentence that I deserve
And a gift of memory

Grant me my dreams whenever you might
And give me the privilege of a fight
And give me the wounds that I earned
And let me keep the scars

So we dance (dance), dance (dance), dance
This life away….”

Categorías
Desde mis Brumas En mis ojos

Spring

spring is coming

Con preocupaciones o sin ellas, en paralelo a nuestro universo individual, los pétalos se apelotonan y se preparan para salir a la luz y celebrar que el invierno está pasando. Libres y efímeros, dispuestos a bailar al son del viento, a dejarse deshacer por la lluvia, a vivir intensamente sin que nada más importe.

Categorías
Ban Desde mis Brumas En mis ojos

Carrousel

Dejando volar en el viento los momentos dispares que me has regalado este mes de Septiembre. Una vuelta al cole como una sacudida, un despertador que suena y me impulsa a levantarme y prepararme para afrontar el día. Un estonosepara acelerado, girando en un tiovivo con la melodía que yo elijo, llegando unas veces a embriagarme y otras veces a saturarme. Girar, girar y girar… mientras que todo toda el sentido que encuentro entre mis pies envueltos de otoño. No es todo más que una percepción subjetiva teñida de los colores que tengo en mis ojos.

En ese tiovivo me siento amazona, subiendo y bajando, aferrando las riendas de mis decisiones, tomando velocidad hasta llegar a salir de ese círculo que dibuja mi trayectoria. Espirales, serpentinas, líneas rectas, subidas y bajadas. Mi tiovivo imaginario no tiene límites y me lleva hasta las nubes, allá donde quiero y puedo llegar. Dueña de mis riendas, con los pies en el suelo y las nubes en el pelo

Este septiembre repleto me ha dejado arena en el cuerpo, ganas de más verano, encuentros muy esperados y disfrutados, naturalidad, Ohana, momentos tan simples como grandiosos, admiración por mujeres que se superan cada día incluso yo misma quizá. Septiembre se ha llevado esfuerzos, superaciones y luchas constantes. Me ha regalado viajes express, una tarde de domingo en París, un instante en taxi frente al Big Ben con la promesa de volver a verle pronto, un Madrid cotidiano con sabor a sandía y una nana de acuarios y pececillos cantando.

Septiembre se va por la puerta grande y yo sigo sintiéndome afortunada, intentando abarcar siempre más de lo que llego a hacer, pero consciente y sonriente, pedaleando hacia un Octubre intenso pero más sereno, con un otoño entrelazando hojas secas en mi pelo y guardando castañas en el bolsillo.

Categorías
Ban En mis ojos Musica

Marlango en la Riviera

Hace ya meses que tuve el placer de disfrutar de Marlango en la Riviera, pero no quería dejar atrás algunas de mis fotos favoritas de aquel día. Seré ingenua, pero estoy convencida de que tocaron Madness para mí, una de mis canciones favoritas que no había escuchado en directo nunca. Se lo pedí por Twitter y, casualidad o no, me emocionó escucharles y pensar que habían considerado mi sugerencia. ^.^

A “Madness” siguieron muchas otras, “Gira”, dedicada en la distancia para Evita, “Lo que sueñas vuela”, la más buenrollera del último disco, “Hold me tight” sacándome lágrimas, “Semilla negra” rememorando una época preciosa, “Pequeño vals” arrullando el amor más dulce… y tantas otras delicias.

Las imágenes y su música podrán expresar más que mis palabras. 🙂





Categorías
Ban Batallando con el mundo Desde mis Brumas En mis ojos

Lo que me llevo de tí

Lo que me llevo de ti, es ese ratito tan nuestro, compartido, especial, cotidiano quizá. Puede que ni te des cuenta de lo especial de esos momentos para mí, es parte del encanto… como cuando te observan sin que te das cuenta. Cada momento es tan diferente con cada persona…

Dejar que me maquille mi hermana. Observarla concentrada trabajando, respirar el aire que huele a ella, dejarme en sus manos sin saber si me va a transformar en zombie o en hada, compartir un silencio exquisito como mar en calma. Momentos sin expectativas, ni complicaciones, ni tensiones. Simplemente estamos, unidas compartiendo algo que ambas nos gusta, fluyendo.

Compartir confidencias y momentos cotidianos con mi madre. Precisamente por hacer más de 10 años que estamos separadas, disfruto de esos momentos tan sencillos como salir de compras, acompañarla mientras cose o hacer juntas algún trabajo doméstico, meterme en su cama después de la siesta, recibirla en mi regazo en el sofá…. y tantas cosas más! La complicidad y el amor más sincero.

Hacer excursiones y fotos con mi padre. Escuchar historias, dejarme guiar por los caminos y sorprender por cómo las cosas fluyen. Verle disfrutar haciendo fotos, capturando distintos puntos de vista y compartiendo la post-producción una vez llegamos a casa. Observar, escuchar, comprender.

Caminar y charlar con mi hermano. A lo largo de un paseo marítimo, compartiendo el asiento del copiloto o al otro lado del hilo telefónico; esos momentos de puesta al día no tienen precio. Compañeros desde la cuna y amigos por elección, contemplando nuestros renaceres y metamorfosis individuales. Esos ojos marrones que quiero mirar fijamente cuando esté muy viejita.

La complicidad, honestidad, generosidad y alegría que hacen de mi compañero alguien con quien disfruto compartiendo cada día.

Los colorines de mi abuela, pintando los caballos como cebras y las princesas azules. Los abrazos y besos ruidosos, las sonrisas robadas e incluso los bailes con “movimiento sexy”!

Pasear con Rita -la perrita-, correr y disfrutar, aprovechar mi visita para una sesión de baño, jugando hasta que se seque. Su mirada pura y llena de amor, su alegría cuando llego a casa, sus mimos cada mañana.

Los momentos de confidencias con Ana. En multiples formas, via Skype o paseos sevillanos. Conocernos en los momentos nchi y los momentos concha, en las bodas, en los viajes, en cualquier lugar donde nos desplacemos con nuestra caracola. Transformarnos.

Lo que más me gusta de cada uno de mis amigos: los abrazos sinceros de “mis chicos”, las partidas de Worfeud con charla con Eva y Moona, las charlas sobre libros y cine con Vi, los chats mimosos con Ester, la naturalidad de Constanza, los juegos con mis sobrinos “postizos”, la frescura y encanto de mi familia política, los cotilleos de ama de casa con Desi, los paseos y charlas sobre mil cosas con Yolanda, el torbellino y energía de Alicia, la cercanía que hacen a Anuska parte de mi familia tras 20 años de amistad, la sabiduría de Shu, la canela de Tegala…. Las personas de cerca y lejos, a las que veo más y veo menos, que me regalan pequeñas cosas, me aportan ejemplos de vida y me hacen sonreir.

Y tú, ¿con qué te quedas de quienes te rodean? ¿Lo compartes conmigo, por favor? 🙂

Namasté.

 

 

Categorías
Ban El mundo a mis pies En mis ojos Oliviajes

Olivia vuelve a Noruega

En Abril, Olivia tuvo la fortuna de batir sus propios records personales. Juntas volvimos al norte de Noruega, y buscando nuestro norte, llegamos mucho más arriba de lo que nos hubiéramos imaginado, hasta Svalbard, en pleno ártico.

Allí ambas encontramos la paz de un desierto blanco y helado, donde la belleza es mayúscula como el frío que corta los labios no acostumbrados.

Como adelanto de mis fotos allí, os dejo a Olivia en sus mejores momentos:

Aterrizando en Svalbard:

Con las casas de colores de Spitsbergen:

En Svalbard, con peligro de osos polares.

En Tromso.

En los fiordos, practicando turismo activo en Sognefjord:

En Noruega, Olivia se vuelve más cabra que nunca!

Categorías
Ban En mis ojos Las Vidas de Bruma

Las Vidas de Bruma: Amapola

Valiente. No me asusta nacer junto a las carreteras. No me importa. Yo solo quiero florecer, abrirme al mundo por este período efímero de la primavera. Todo el año preparándome, germinando, cogiendo fuerza, enraizándome en mi arbusto, para, por fin, nacer.

Abrirme a la vida, llenarme de luz y más luz y más luz…. Lo quiero todo. Todo a borbotones. La vida a puñados para mí, por favor.

Mis pelos al viento, me siento tan feliz como soy. Tan plena y tan consciente. Delicados mis pétalos, me otorgan el privilegio de no pasar a ser parte de ramos de flores, no pueden tocarme, me deshago.

Soy simplemente flor del campo. Ésta es mi naturaleza y así la defiendo, suicidándome si es necesario para que no me arranquen de aquí, de mi campo. Mi precioso campo de trigo amarillo que yo adorno con mi escarlata palpitante mientras me dejo mecer por la vida.

Fino tallo, me dejo llevar por el viento, el tiempo y la luz. Transcurrida la primavera me iré marchitando, tan lenta como fugazmente.  Como la vida. Serena y tranquila. Expandiré mis semillas voladoras y volveré a nacer, quién sabe donde, en una nueva primavera de la que tomar su sol, su vida y su brisa.

 


Image by Marta Bevacqua Photography

 
Alegría galega…. ¡sonríe!

Categorías
Ban El mundo a mis pies En mis ojos

Ribeira Sacra Mágica

¡Parece mentira! Antes de marcharme de nuevo de viaje (que ya os contaré) preparé las fotos de mi maravillosa escapada a la Ribeira Sacra Ourensana, con la (ingenua) esperanza de encontrar un ratito en mi viaje de trabajo para preparar el post. Como lo más laborioso son las fotos, y eso lo tenia preparado, pues ya buscaría un ratito para montarlo mientras viajaba. Bien, no fue posible. No me gusta estar tan inactiva en el blog (casi dos semanas sin actualizar!), pero como dicen en la terriña “eche o que hai!” y no he podido hacer más.  *^.^*

La Ribeira Sacra es una zona impresionante y quiza la zona turistica de Galicia con más diversidad de recursos diferentes en un radio próximo: termas y balnearios, viñedos, senderismo, monasterios, ciudades con encanto, vida nocturna, gastronomía, actividades, rutas en barco. Incluso posibilidades de dar un salto al norte de Portugal!Esta situada en las provincias de Lugo y Ourense. Nosotros conocimos la zona ourensana pero hay mucho más por descubrir si abarcas la zona completa.

Perfectamente se puede estar dos semanas en una casa rural de la zona sin aburrirse lo más mínimo y con actividades muy variadas cada día. También se puede encontrar un ratito para uno mismo y simplemente disfrutar despacio de los paisajes, descansar y dejarse llevar, sin necesariamente colmarse de actividades.

Galicia es mágica, no lo digo yo, lo saben quienes la exploran. No es una tierra completamente abierta, hay que conocerla adentrándose lentamente, sumergiéndose dentro de su gente y sus lugares. Lo que os dejo aquí es una pequeña muestra de los 3 días y medio que pudimos perdernos en los caminos, los monasterios y los miradores de los cañones del río Sil.

(Click en cada imagen para ampliar)

Es difícil resumir en un post todo lo que vivimos hace ya casi un mes pero como me gusta hacer listados, aquií va lo mejorcito:

– Nuestra casa rural: Caserío A Castiñeira. Simplemente fantástico, a nivel humano y profesional. Manolo se asegurará de encontrar la mejor ruta y los mejores recursos acorde a tus gustos y preferencias; mientras que Carmen te conquista con su comida vegana.

Monasterios. Los más mágicos, San Pedro de las Rocas y Sta Cristina de Ribas do Sil. El Monasterio de Oseira, ya saliendo de la zona, merece también un lugar de stacado. En funcionamiento y con una historia fantástica que refleja la lucha de los monjes por salir adelante junto con su capacidad de trabajo.

Gastronomía. Maravillosos menús del día galegos por 8-10 euros. Comida casera, rica y abundante. Ñami!

Animales. Con lo que a mí me gustan, pude visitar una quesería ecológica (A Touza Vella), la asociación de proteccion de Burritos ANDREA y disfrutar de vacas por todas partes. Veréis en una de las fotos a Trini, una oveja encantadora.

Paisajes. Bosques de castaños centenarios, ruta de pasarelas de madera junto al río, cañones del río sil, los toxos y las flores campestres deslumbrando color, casas galegas tradicionales.

– Lugares con encanto. Sin duda Allariz merece una posición especial, lo disfrutamos tanto… Sus calles de piedra, casas perfectamente conservadas y habitadas, paraje junto al río, agradables cafés…. Una gozada! De Ourense también disfrutamos mucho, de sus tapas y vida nocturna, fantásticamente organizado y con un ambiente fabuloso. Estuvimos solo unas horas y nos dejamos mucho por ver, como sus termas! Algo para no perderse!

La Ribeira Sacra es un lugar del que te vas con ganas de volver, y pronto! Sin duda intentaremos que así sea! No digo más, las imágenes lo harán. 🙂

 

La vida es un viaje.

Categorías
Ban Desde mis Brumas En mis ojos

Tú, que eres distinta


En Allariz, Ourense

Hoy una imagen habla por si sola.
¡Feliz Semana! ^.^

Namasté.