Categorías
Ban Batallando con el mundo Desde mis Brumas

Ha pasado el tiempo…

Han caido las hojas de las amapolas,
Se ha recogido el trigo,
Ha pasado el calor…
…y han pasado tantas cosas…

Donde antes el tirante se deslizaba
es ahora la hoja la que se rinde y se lanza al vacío.
Tejiendo una alfombra de vivencias
que se tornan presentes al disfrutarlas,
danzando entre los pies, volando al viento,
envolviendo un otoño presente.

autumn_by_andreill
Image by andreill

En este otoño no solo crecen las castañas:
crecen los sueños, las ilusiones….
Crezco yo, crece él, crecemos ambos.
Pasos y más pasos, siempre “estonosepara“.
Como el palpitar del corazón, nos movemos,
con los ojos bien abiertos,
capturando cada instante único y efímero.

Soy la emotividad.
Soy las sensaciones.
Soy otoño.
Soy castaña.
Soy una maleta.
Soy un camino.
Soy dos corazones.
Soy transformación.
Soy gratitud.
Soy cada hoja de otoño que vuela.
Soy feliz.

Rainbow_of_Autumn_by_lani_heartcore
Image by lani heartcore

“Ha pasado el tiempo
no he dejado ni un momento
de pensar en los viejos sueños
en las noches de conciertos en un bar

Ha pasado el tiempo
y no sé por qué te cuento esto
será que se ha ido
la inocencia que llevo conmigo…”

Categorías
Batallando con el mundo Desde mis Brumas En mis ojos

Rinconcito

albaricoque by bruma

Querido rinconcito entre las brumas,

No quiero que pase más tiempo sin escribirte porque te añoro mucho. Siento que me justifico cuando te cuento por qué vengo tan poco junto a tí, y realmente sé que no nos debemos nada pero… pero me da rabia…

Ya sabes que, como te vengo diciendo últimamente, que mi vida ha tomado un rumbo distinto; no te puedo decir que vivo a lo loco sino que tengo unas responsabilidades distintas o una distribución de la energía distinta. A aquello que me dedico lo hago con intensidad y eso a veces deja menos espacio para venir a verte. Este mismo post lo empecé temprano antes de comenzar a trabajar y ya me ves, continuándolo 3 días después a la medianoche de un sábado, cuando por fin me he dicho que de hoy no pasa. Tiene cierto encanto rememorar mis madrugadas escribiendo y escuchando música, aunque ahora solo la música de la chimenea me acompaña, junto con la suave percusión de Max mordiendo sus juguetes.

Me gusta la vida que llevo, no cambiaría nada de lo que ha ido sucediendo, excepto las cosas que se escapan de nuestras manos y nos hacen descubrir lo efímero en cada momento. Sin embargo, sí soy consciente de que necesito esos momentos para mí como podían ser mi yoga, mis ratitos de escribir, mis runas o unos minutos de meditar y ejercitar la consciencia. A veces, las circunstancias nos llevan como la corriente de un rio y nosotros nadamos y elegimos pero entre las subidas y bajadas parece que no encontramos un momento de calma, de notar nuestro cuerpo flotar y sentirnos vivos plenamente, en nuestra diminutez.

Para encontrar ese momento me he puesto a escribirte hoy, para estar juntos un ratito aquí y ponernos un poco al día. Vivo tiempos de esfuerzos, ya te dije, suplementos de hierro y automotivación. Laboralmente, son tiempos de superarme enfrentando situaciones nuevas, la incertidumbre del error y la esclavitud del perfeccionismo. Hay momentos también de comprenderme, de vivir con piloto automático y confiar en mis capacidades y en lo “difácil”, mi filosofía del “estonosepara” y el paso del palpitar.

Querido rinconcito, sigo siendo consciente de mi fortuna, y eso me hace sentir muy bien conmigo misma y el universo. Sigo maravillándome al ver mi albaricoque florecer (y ya con sus primeras hojas), me sobrecogen las estrellas y la bóveda celeste, salgo de la vista túnel y también descubro nidos en los árboles cuando conduzco, o perros subidos a los muros de las casas. Cada mañana me deshago en arrumacos perrunos con Max y eso es enorme, la veo crecer con asombro y a la vez me aferro a ese cachorro que no tardará mucho en dejar de serlo. Me sigo emocionando de amor y alegría, otras veces añoro, tengo morriña y frustración por las distancias con las que convivo. Vivo, al fin y al cabo.

Pese a todo, creo en Ohana, en la familia, sanguínea o elegida, aquella que te acompaña en los buenos y malos momentos, aquella que incluso sabe dejar a un lado los rencores para aportar su granito de arena.

Siento que las cosas cambian y a la vez palpito en un espiral, unas veces más cerca que otras del centro pero girando y girando.

Te prometo que intentaré venir a verte más a menudo, ya sabes que me sienta muy bien ponerme a escribir casi sin saber de qué, contarte cuánto me gustan los almendros y otros pequeños milagros de cada día.

Una de las cualidades de los grandes amigos es que estén ahí aunque pasen semanas sin hablar y cuando volvemos a encontrarnos, es como si no hubiera pasado el tiempo. No hay expectativas ni películas, solo el sentimiento que nos une y la química de compartir un momento.

Hasta pronto rinconcito, gracias por escuchar, como siempre.
Namasté.

“…
Bless the day I made a wrong choice
Bless mess ups, yeah, bless them all
And give me the sentence that I deserve
And a gift of memory

Grant me my dreams whenever you might
And give me the privilege of a fight
And give me the wounds that I earned
And let me keep the scars

So we dance (dance), dance (dance), dance
This life away….”

Categorías
Ban Batallando con el mundo Desde mis Brumas

¡¡Hola 2013!!


Image by stluka

Querido 2013,

Te escribo un poco tarde, disculpa la demora. Aunque hayas llegado hace 10 días, no quería dejar pasar la oportunidad de darte la cálida bienvenida que mereces. Están las cosas un poco feas así que no podemos escatimar en cariño y buen energía los que todavía tenemos existencias.

¿Qué pedirte? Pues la verdad, para mi no quiero más que lo que tengo a día de hoy, más bien te pediré que me ayudes a gestionar un poco mejor mis recursos, especialmente el tiempo. En este año, espero poder establecerme objetivos más realistas y gestionar mis ratos libres de manera eficiente a la vez que sin frustración por no poder hacer más en un campo o en el otro.

Venga 2013, vamos a sentarnos a dibujar lo que nos gustaría conseguir:
– Organizarme mejor.
– Alimentar mi creatividad a través de la escritura u otras vías, como la pintura, que tanto me apetece
– Regar y abonar un poco más el blog
– Fomentar la comunicación, aunque tenga que dar más pasos yo de los que den hacia mí.
– Continuar viajando y explorando, adaptándome a cada nueva realidad.
– Seguir desarrollando mi profesión alternativa, sin sobre exigirme, cocinando a fuego lento.
– Asumir las limitaciones y “levantar el pie del acelerador” un poco, especialmente cuando el trabajo me agota.
– Leer más
– Regar, abonar y cuidar mi relación
– Seguir disfrutando de lo pequeño y maravillandome con lo grande.
– Ser fiel a mis principios, dar lo mejor de mí a quien lo merece, alejarme de quien no me aporta.
– Disfrutar de mi nuevo “hobby” -que ya te contaré-

Y como lo ves, 2013? Podremos? Tú crees que sí? Bien, porque yo también, así que juntos si aunamos esfuerzos, lo conseguiremos. Ya, ya sé que estonosepara… así que seguiremos el ritmo, paso a paso, disfrutando del camino, de las vistas y de las pequeñas grandes cosas de la vida, como este preciso instante, charlando contigo, frente a una chimenea, una crema de champiñones preparada, un ser peludo y revoltoso a mis pies y un gran compañero esperándome para cenar. Bendita consciencia! 😉

Un abrazo 2013, gracias por venir.

Categorías
Batallando con el mundo Desde mis Brumas

offline

Y hoy que hace un mes que no publico nada me dije: ¡No esperes mas! Así que aquí estoy tomando un té contigo de nuevo, por breve que sea. Siéntate anda y escucha caer a lluvia… Parece que nos vamos a volver nadando…

Los días pasan veloces, ya hay turrones en las tiendas y vuelven los ciclos y las espirales a girar y girar. Irremediablemente me veo sumida en ese vals, tratando de aferrarme a mi consciencia y a mi presente, intentando no correr más que el tiempo de arena que se desliza por mis dedos. Cada día, un agradecimiento, estonosepara.

El tiempo me lleva y me trae. Ha pasado un mes y en ese mes destaco una visita deseada, luchando con dar todo lo que puedo y aceptar que no podemos hacer más que lo que está en nuestra mano, que las riendas de la vida están en las manos de cada uno de nosotros, por utópico, “difácil” o surrealista que pueda parecernos, así es, siempre hay cosas que elegir. Compartir, disfrutar, por breves que puedan ser los momentos.

Semanas de sensibilidad, empatía, fragilidad de causas desconocidas. Quizá a la vez que caen las hojas, de vez en cuando caen nuestros escudos y defensas, casi sin darnos cuenta, y nos coge el frío. Y cuando una está débil y temblona, ¿no se sienten las cosas un poco más intensas? No parece que menguas y casi te absorben las montoneras de hojas de otoño entre los pies?

Semanas de esfuerzos y luchas, compensados con momentos dentro del caparazón, pocas ganas de socializar con otros y muchas conmigo. Este es un año raro, va a ser que sí, pese a que yo le agradezca tanto. Corren tiempos tristes que empapan el corazón; toca ponerse las botas de agua, el chubasquero y prepararse para pisar todos los charcos que nos quieran poner por delante.

Semanas con una perlita dentro, una escapada a una ciudad fascinante que reflejaré pronto en mis imágenes y que yo conservo tan urbana y repleta de vida, palpitante y llena de color pese a su fama de ciudad de brumas y misterios.

Poco a poco llegaré a organizarme para escribir periódicamente sin que se me caigan tantas hojas. A todo se aprende, a hacer sin hacer, a dejarse llevar, a aceptar las limitaciones… Y mientras aprendemos, la vida es tan maravillosa como despiadada; los árboles se van desnudando y las castañas perfuman las calles.

Categorías
Ban Batallando con el mundo Desde mis Brumas

Desdóblate conmigo


Image by m0thyyku

Desdóblate conmigo. Tómate la mano y acércate al espejo.
Limpia cuidadosamente la niebla de tu vista, los filtros de distorsión, el polvo y la suciedad. Dulcemente desempaña tu vista.
Mírate de nuevo, con el amor de quien conoce tus esfuerzos, debilidades, nostalgias y morriñas.
Recuerda la raiz de las arruguitas de tu frente, preocupaciones resueltas, presentes o ausentes. Surcos de sonrisa junto a tus labios, guiños en tus ojos.

Sumérgete en el brillo de tus ojos, el verdadero color de tu mirada bajo en sol y en la sombra. Abraza la sinceridad de una sonrisa ocular, esa que reconoce y se encuentra contigo.

Extiende las yemas de tus dedos hacia el espejo y dibuja tus contornos, ese pelo revuelto, esas mejillas sonrosadas, labios tensos con rictus concentrado, nariz peculiar que siempre has odiado y ahora miras con la ternura de la diferencia.

Te miras al completo y añades un factor más a la ecuación. La comprensión y el cariño con que miras a los que quieres. Así, la mirada no se dispara hacia el michelín, la celulitis u otro de los miles de defectos que podrías recitar de carrerilla. No. Esta vez virtuosamente también percibes la dulzura y sensualidad de tus formas, la delicadeza de tus manos, la curva de tus pechos, la fortaleza de tus brazos, la suavidad de tu piel, los hoyuelos de tu sonreir… Cualidades a menudo halagadas pero infravaloradas por tu percepción, o bien pequeños descubrimientos ahora aparentes en la ausencia de filtros y vetos.

Eres un todo completo. Ser perfecto en su unicidad y autenticidad. Yin y yang cuyos contornos de blanco y negro se mezclan serpenteantes y difusos. Encontrando incluso un punto blanco sumido en lo más oscuro y un punto de oscuridad entre la claridad más armoniosa.

Desde el físico al espíritu comienzas a dar la mano a esa dualidad. Despliegas maravillada ese abanico de recursos que te provee la consciencia. Las palabras de consuelo que dedicas a un amigo, pueden ser de ti para ti. La comprensión y el amor que confrontan y suavizan la exigencia alivian la responsabilidad.

Se establece finalmente una mesa de negociación y de diálogo. Tú sabes mejor que nadie lo que te gusta, cómo y cuándo lo quieres. Tú te has acompañado durante el sufrimiento y las alegrías y siempre estás ahí. Tú sabes mejor qué nadie la intensidad de tus sentimientos, la sensibilidad hacia lo que te rodea, la vulnerabilidad y el esfuerzo que inviertes en salir adelante. Tú sabes qué palabras te motivan e inspiran, cuál es tu “caramelito” preferido para premiarte, cuáles son tus trucos y tus trampas, tus luchas internas, tus mejoras pendientes.

Y en este descubrirte se dibujan las ventajas de conocerte mejor, aprender a tener una relación más saludable, juzgar menos, escuchar más, dejar jugar al niño, escuchar los consejos del padre, conciliar como sólo sabe hacer el adulto. Ser todos y ser uno.

Desdóblate conmigo. Llévate de paseo, disfruta de tu percepción, maravíllate con tu intuición. Conócete, acéptate y quiérete un poco más cada día, dejando que el amor se transforme, que eche raíces, ramas, flores y frutos. Aceptando tanto la caída de las hojas como el resurgir tras el frío o la sequía.


Image by m0thyyku

Banda Sonora:



“Tengo tengo tengo y sino me lo invento,
y teniendo lo mío así no dependo…”

Categorías
Ban Batallando con el mundo Desde mis Brumas En mis ojos

Lo que me llevo de tí

Lo que me llevo de ti, es ese ratito tan nuestro, compartido, especial, cotidiano quizá. Puede que ni te des cuenta de lo especial de esos momentos para mí, es parte del encanto… como cuando te observan sin que te das cuenta. Cada momento es tan diferente con cada persona…

Dejar que me maquille mi hermana. Observarla concentrada trabajando, respirar el aire que huele a ella, dejarme en sus manos sin saber si me va a transformar en zombie o en hada, compartir un silencio exquisito como mar en calma. Momentos sin expectativas, ni complicaciones, ni tensiones. Simplemente estamos, unidas compartiendo algo que ambas nos gusta, fluyendo.

Compartir confidencias y momentos cotidianos con mi madre. Precisamente por hacer más de 10 años que estamos separadas, disfruto de esos momentos tan sencillos como salir de compras, acompañarla mientras cose o hacer juntas algún trabajo doméstico, meterme en su cama después de la siesta, recibirla en mi regazo en el sofá…. y tantas cosas más! La complicidad y el amor más sincero.

Hacer excursiones y fotos con mi padre. Escuchar historias, dejarme guiar por los caminos y sorprender por cómo las cosas fluyen. Verle disfrutar haciendo fotos, capturando distintos puntos de vista y compartiendo la post-producción una vez llegamos a casa. Observar, escuchar, comprender.

Caminar y charlar con mi hermano. A lo largo de un paseo marítimo, compartiendo el asiento del copiloto o al otro lado del hilo telefónico; esos momentos de puesta al día no tienen precio. Compañeros desde la cuna y amigos por elección, contemplando nuestros renaceres y metamorfosis individuales. Esos ojos marrones que quiero mirar fijamente cuando esté muy viejita.

La complicidad, honestidad, generosidad y alegría que hacen de mi compañero alguien con quien disfruto compartiendo cada día.

Los colorines de mi abuela, pintando los caballos como cebras y las princesas azules. Los abrazos y besos ruidosos, las sonrisas robadas e incluso los bailes con “movimiento sexy”!

Pasear con Rita -la perrita-, correr y disfrutar, aprovechar mi visita para una sesión de baño, jugando hasta que se seque. Su mirada pura y llena de amor, su alegría cuando llego a casa, sus mimos cada mañana.

Los momentos de confidencias con Ana. En multiples formas, via Skype o paseos sevillanos. Conocernos en los momentos nchi y los momentos concha, en las bodas, en los viajes, en cualquier lugar donde nos desplacemos con nuestra caracola. Transformarnos.

Lo que más me gusta de cada uno de mis amigos: los abrazos sinceros de “mis chicos”, las partidas de Worfeud con charla con Eva y Moona, las charlas sobre libros y cine con Vi, los chats mimosos con Ester, la naturalidad de Constanza, los juegos con mis sobrinos “postizos”, la frescura y encanto de mi familia política, los cotilleos de ama de casa con Desi, los paseos y charlas sobre mil cosas con Yolanda, el torbellino y energía de Alicia, la cercanía que hacen a Anuska parte de mi familia tras 20 años de amistad, la sabiduría de Shu, la canela de Tegala…. Las personas de cerca y lejos, a las que veo más y veo menos, que me regalan pequeñas cosas, me aportan ejemplos de vida y me hacen sonreir.

Y tú, ¿con qué te quedas de quienes te rodean? ¿Lo compartes conmigo, por favor? 🙂

Namasté.

 

 

Categorías
Ban Batallando con el mundo Desde mis Brumas

El tiempo entre los dedos

Justo cuando tengo el entorno online más maravilloso, es cuando mi vida se vive más offline. Ironías de la vida. Las ideas se me escapan entre los kilómetros cotidianos, los sentires palpitan y se quedan dentro, no por falta de compartir, sino de encontrar ese momento de reposo necesario.

Mi carrera ha dado un paso más arriba, y con él nuevos retos que asumir que mantienen mi cabeza con sobrecarga de ideas, templanza de inquietudes, negociaciones conmigo misma… ¡A veces es agotador! Pero al fin y al cabo, lo bueno de negociar es que yo y yo misma llegamos a acuerdos, encontramos maneras de calmar los nervios, de premiarnos por semanas intensas y de disfrutar con nuevas ambiciones. Evaluamos las tareas del día a día y, ante la frustración de no poder hacer todo cuanto queremos (que debe ser mucho), nos consolamos con decir que damos lo máximo de nosotras mismas y que es complicado trabajar horas de más, ir al gimnasio varias veces, mantener amistades, estudiar un curso a distancia, cuidar la gastronomía casera, mantener el blog y la cabeza en su sitio. No, todo no se puede, eso lo tenemos claro, tanto yo, como yo misma.

Menos mal que como en toda buena relación, nosotras hablamos. Tenemos nuestros días raros, nuestros desencuentros, que acaban siendo siempre los mismos que arrastramos desde hace años, pero al fin y al cabo nos acabamos abrazando y comprendiendo que cada día intentamos dar lo mejor de nosotras, y que a veces, es mejor levantar un poco el pie del acelerador.

Esta tierra propia no hay que dejar de cuidarla, en el barbecho y en la primavera más esplendorosa. Cuánto trabajo nos ahorraríamos si desde pequeños nos enseñasen lo importante que es saber mirar adentro sin asustarse, conocerse y explorarse, seguir la intuición y tener fe en lo más grande que tenemos, nosotros. Los artífices de los logros de nuestra vida, canales de percepción y sensibilidad, defectos y virtudes formando una totalidad perfecta y única, en la ridiculez que ocupamos en la inmensidad del universo.

 

Ironías de la vida decía antes. Justo cuando buscaba una salida, se dibujó una nueva alternativa que ni imaginaba. Y mientras tanto, intento desarrollar una profesión que siento más cerca de aquello que quiero ser algún día, sin dejar de dar oportunidades a lo que la vida me va mostrando. Qué claros se ven los caminos después de haberlos recorrido, qué fácil imaginar sentidos y razones cuando ya todo ha pasado. La fe en esa claridad es la que a menudo nos hace seguir incluso a ciegas por caminos que desconocemos. La intuición y la fe, tan poderosas, sobre todo cuando las escuchas en tu silencio interior.

Pero todo es relativo, las voces que escuchamos en el silencio pueden ser las nuestras propias. Y al fin y al cabo, ¿no son esos nuestros verdaderos deseos, aquellos que afloran en la sinceridad silenciosa de nuestro interior?

…Aún quedan vicios por perfeccionar en los días raros,
los destaparemos en la intimidad con la punta del zapato…”

Categorías
Ban Batallando con el mundo Desde mis Brumas

Puzzles


Image by noreaja

Si hay algo que mantengo como una religión es pensar que cada cosa tiene su momento y que si algo no sucede será por algún motivo. Son historias de “causalidad“, quizá proyectada, quizá porque necesite ver una razón para lo que sucede o no sucede en la vida.

Sea lo que sea, así lo siento y así me lo ha enseñado la vida. Lo he visto muy claro y fácil de explicar en el mundo laboral. Cuando entre dos trabajos no pude obtener el que más me gustaba, resultó ser que el menos atractivo en un primer momento, fue después donde pude desarrollar mi carrera y que me dotó de una valiosa experiencia. También sucedió con las relaciones que no llegaron a ser. No siempre lo que oro parece, oro es. 🙂

Sin duda creo que me encuentro en un período bastante particular de mi vida (emocionalmente sobre todo). Sin connotaciones negativas, me estoy haciendo mayor. Enfrascada como estoy viviendo mi propio presente, me siguen maravillando los hilos de la vida que se entrecruzan, se separan sin saber cuándo volverán a cruzarse, se cortan. Se han quedado atrás personas que fueron importantes y a medida que el tiempo pasa, se reafirma la página pasada. Sin embargo, el alma melancólica se revuelve para abarcarlo todo, para mirar por un segundo atrás, comprendiendo poco después que “estonosepara” y lo que atrás quedó, atrás quedó.

Pero la vida es siempre sorprendente y por ello debemos aferrarnos a ella, a la esperanza y la ilusión por lo que puede venir. Hagamos que venga con nuestra fe y luchando por nuestros grandes y pequeños sueños, trabajando el jardín interior con el amor y la dedicación que requiere.

Cuando no lo esperas aparece un wassup de un amigo con el que hace 4 años no hablas, amigo con quien no compartes lo cotidiano pero te gusta saber está bien y sigue pensando en ti, de un modo u otro. Rota la racha de contacto únicamente por cumpleaños y navidad, quizá hay posos de lo que compartimos, quizá no (en este caso no soy optimista). Solo el tiempo nos desvela las incógnitas. Incluso aquellas de quienes nos acompañaron en un pasado que parece otra vida y a quienes solo el amor tan sincero como pudimos sentir, nos hace desearles sólo lo mejor.

La vida sorprende planteando escenarios insospechados y dando giros, nuevas oportunidades a quien más las merece. Cuando vemos una bola de nieve rodando y parece que va a explotar, nos parece increíble que la bola pueda derretirse, pero eso también puede suceder, aunque a veces nos parezca mentira. Como en los análisis empresariales DAFO, todos tenemos a lo largo de nuestra vida Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. Lo importante, ser consciente, como casi siempre.

Si es que las cosas importantes son tan difáciles y sencillas…. 🙂

Categorías
Ban Batallando con el mundo Desde mis Brumas

Energías fluctuantes

Esta está siendo sin duda una primavera extraña para mí. He sentido una astenia acusada, cansancio y somnolencia injustificados. Parece que tras volver al invierno durante 10 días en Noruega, volví a comenzar el ciclo y a sufrir o bien resaca de actividad o una nueva astenia o un cocktail molotov de ambas.

Hago y hago, pero siento que no hago, que no avanzo. Actualizo poco, se me caducan las partidas de Worfeud, tengo parados un par de libros, proyectos caminando despacio…. De verdad que intento que “estonosepare” pero me da la impresión de que esta primavera cuesta más.


Unknown author photo
¿Tenemos los campos energéticos revolucionados con tanto dolor social a nuestro alrededor? ¿Quizá no sé estar en un momento de transición sin más? ¿Me moveré como los aviones que van rápido pero a veces no nos lo parece cuando estamos en él? La verdad es que no lo sé…

Lo que sí sé es que la fe en el propio camino debe acompañar cada paso, que la confianza en que sucede lo mejor (o nuestra fe en causalizar nuestras vivencias, todo puede ser) es la mejor religión, que la intuición está ahí a veces incluso gritando para que la escuchemos.

Se que nada que merece la pena es fácil, que las raíces están en uno mismo, que si no luchamos por nosotros mismos, no lo hará nadie. Se que soy una profunda creyente en el potencial humano. Se que la comprensión, el amor y la empatía nunca sobran, también para uno mismo.

Últimamente no puedo dejar de sacar a relucir mi metáfora de la planta, o como se me acaba de ocurrir, mi “plantáfora“!  (jeje…) Decía, igual que se compara el amor con una planta, le encuentro similitud con muchas otras cosas, incluida la relación con uno mismo.

Tenemos que podarnos cada temporada y recortar lo que no nos interesa. Debemos regarnos con lo que nos gusta y abonarnos con aquello que más beneficia a nuestra tierra y nuestras raíces. Ni mucho ni poco. Dependerá también de la temperatura, de la humedad. Alguna vez necesitamos cambiar la tierra, cambiarla por completo. Incluso podemos necesitar un cambio de tiesto si somos plantas de grandes aspiraciones, o trasplantarnos al campo, sin límites ni tiestos. Debemos recordar que las raíces son nuestras, es importante este tema y da para escribir un libro.

Es al fin y al cabo una cuestión de amor, dedicación y cariño como el que se le pone a las plantas, quien sabe hacerlo. Ese mimo, ese hablarle o cantarle, ese cuidar. Todo eso, para uno mismo, es un tesoro. Seremos más afortunados unas veces y otras menos.

Tengo una menta en mi terraza que estaba moribunda y la mantuve sacando unas cuantas hojas de vez en cuanto durante más de un año y medio… o dos, ya ni recuerdo. Esa menta ha desplegado sus fuerzas y no ha resurgido de sus ramas secas sino que ha comenzado a brotar frondosa junto a lo que ella fue tiempo atrás. Incluso ha tenido un hijo al otro lado del tiesto, no se ni cómo ha llegado tan lejos! Posiblemente la cuido mejor ahora que hace 2 años, eso lo sé, pero también se que ella necesitó su tiempo, cada uno tiene sus ciclos. Sus momentos de sequía, de barbecho, de flor y de fruto.

 

Categorías
Ban Batallando con el mundo Desde mis Brumas En mis ojos

Caca de vaca

Caca de vaca en mis botas.
Aroma de pastos, campo y vida.
Grelos, flores, hierba fresca.
Leche, rios, musgo.
Hojas nuevas, choiva, perfume mojado.

Senderos, regatos, toxos.
Montes relucientes, montes sufridos y negros.
Río en calma, embalses nerviosos.
Todas las estaciones en una mañana.
Desde la nieve hasta el sol.

Caca de vaca en mis botas.
Agua caliente limpiando.
Mi baño huele a caminos recorridos.
Cabras, vacas, ovejas y burros.
Naturalidad entre castañas y hojas nuevas.

Ay miña terra galega… 🙂