Categorías
El mundo a mis pies En mis ojos Mapas y Maletas

Otoño en Estocolmo

Mientras España recibe al otoño por la puerta grande,yo me encuentro con un dulce frío otoñal en esta ciudad tan joven y dinámica. Me han cautivado las zonas próximas al mar, isletas, barcos atracados, árboles empapados de otoño y muchas ganas de explorar. El cansancio y las obligaciones me mantienen un tanto cautiva pero mañana será otro día en el que seguramente me encontraré nuevas miradas de Estocolmo. A continuación lo mejor de hoy. 🙂 Mañana más!
pies-de-otono
otono-en-el-mar
otono-mar-y-estocolmo
otono-en-estocolmo1
otono-estocolmo-2
estocolmo-y-el-mar

7 respuestas a «Otoño en Estocolmo»

Agradable saber de tus andanzas. Hoy vimos una extraña y rápida lluvía que nos hizo apresurarnos a recoger la ropa “qué extraña esta lluvía no?” dijimos. Y tú te reirás y dirás que estamos en otoño, pero aquí el otoño se distrae demasiado en una esquina y no termina de entrar hasta casi noviembre. Quizá este año nos salude antes, tal vez el olor a café le invite a entrar.
Guardo tus galletas de caramelo para tomar con un té caliente cuando ya tenga que usar zapatos.
Bonitas fotos.

Un abrazo apretadito y lento.

Mmmmmm… que rico tu abrazo antes de irme a dormir…. 🙂
El otoño llegará a tu isla, de refilon, eso si, pero dispuesto a ser recibido con galletas de caramelo.
Te abrazo y me quedo ahí un ratito….

Ummm… esos piececitos fueron hechos para caminar. Bien hecho (s)… Veo que estado en la isla de Djurgarden… qué delicia. Seguro que tendrás entre tus planes, o ya lo habrás hecho, pasear por las calles medievales de Gamla Star, tan turísticas como evocadoras a su pesar, la isla de Kungsholmen, el barrio de Södermain, no dejes de darte una vuelta por la calle Fjailgatan…

¿Has ido a cenar a alguno de esos deliciosos restaurantes en Normalm??? Se come rico y algunos son muy románticos… (déjate encontrar por miradas grises, verdes, azules metálicas, Bruma). Pero aunque me gusta su ambiente… mi restaurante preferido sigue siendo el F12… quizá algo sofisticado para tu gusto; pero es una maravilla para recordar… (gastronicamente hablando).

Si quieres darte un regalazo de ahumados te aconsejo la isla de Vaxholm, a una hora en ferry desde Estocolmo… déjate aconsejar por los pescadores.

¡Quires pasear entre alces y lobos? Nada mejor que el museo al aire libre de Skansen…

Ummm… realmente esos piececitos son para caminar…

Saludos… En unas horas veré parecidos amarillos y rojos vegetales… Te cuento…

Pau Llanes

La verdad es que la fotografías son estupendas Bruma, además me gusta que haya una ligera saturación del color porque realza mucho los colores de Estocolmo! geniales!

Un besote bárbaro |:*

Pau: Madre mia! Vaya cantidad de recomendaciones! Necesito una próxima visita para explorar lo que me cuentas. Como volveré en primavera, será entonces cuando pueda quizá pasar algún fin de semana encontrando-me en cada rincon que comentas. Está siendo Estocolmo una ciudad sorprendente. Hoy he caminado por las calles de Gamla Star hasta llegar casi a rastras de vuelta al hotel. Camino mas que mucho cada día, mis pies están hechos para caminar y lo sufren! jejeje…
Cuentame cuenta, sobre esos amarillos y rojos…. ¡que maravilla! Me estoy enamorando del otoño, yo, que con tanta melancolía lo sufría…
Sin duda vamos desarrollándonos con los años…
Namasté, viajero.

Tronan: que profesional ha sonado! Ya veras las nuevas fotos ya!!! Un achuchon bárbaro. GRGR. |:-)* Ug!

Aldabra: Gracias tesoro! Es q yo intento ser chic!! Lo que pasa es q a veces no me saleeeee… Eso si, ayer daba el pego y hasta parecía una señorita!
Bicazo!

ya esta aqui la envidia haciendo estragosssssssss… jejjeee…
que nooooooo…que me alero un monton de que viajes por todo el mundo…porque en cierto modo…nos haces viajar contigo…
🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *