Categorías
Batallando con el mundo Desde mis Brumas

Corazon de viaje

corazon-de-viaje

Ya lo decía mi madre, yo soy pajarillo volador. Desde la cuna, la vida me fue llevando por varios caminos. Nací en el Mediterráneo, me dejé inspirar con el sabor del sur, terminé de “hacerme” en mis tierras galegas, volví al sur para dorarme y ahora me dejo mecer por el mismo mediterráneo que me vio nacer. ¿No vivimos acaso en espirales?

Hace un mes comencé una gran aventura laboral que parece a la medida para mi alma viajera. Llegó en un momento en que quizá estaba un poco baja de defensas y como un torbellino ha revolucionado mi vida. Adios a las rutinas establecidas, mi gimnasio, mi trabajo metódico y previsible. Hola a la flexibilidad. 🙂

Viajaré mucho a partir de ahora y el ritmo por el momento parece desenfrenado. Cuando estoy en tierra falta el tiempo para organizar los viajes y el trabajo que hacer en destino. Cuando estoy viajando falta el tiempo para dejar todas las tareas listas antes de volver a tierra. Es una pescadilla que se muerde la cola. Pero me gusta…

Durante este año no trabajaré sola, sino en equipo. Viajar con alguien es compartir casi las 24 horas. Hasta ahora estaba acostumbrada a trabajar sola, a mi aire, e incluso me gustaba más hacer y deshacer a mi manera. Trabajar sola requiere un trabajo distinto, hacia uno mismo, pero no hacia los demás. Respeto, espacio, tolerancia.

Llega el momento entonces de enfrentarse a nosotros mismos en otra realidad. Se antojan nuevos retos entonces: establecer límites, defender opiniones desde el respeto sin caer en absolutos, aceptar que no siempre podemos gustar a todo el mundo y que tenemos defectos, separar el trabajo del terreno personal.

En este año también aprenderé a lidiar con el estrés, a sacar aun más fuerzas en los días más grises (supervivencia). Los mapas no tendrán misterios después de tantas horas frente a ellos, seré una maestra calculando distancias de carretera (los viajes son en coche).

Cada nuevo destino será un descubrimiento.
La comunicación y el encuentro serán la sal de cada día.
Y entre mis zapatos, mil historias por compartir… Aquí. 🙂

“…All that noise, and all that sound,
All those places I got found.
And birds go flying at the speed of sound,
to show you how it all began.
Birds came flying from the underground,
if you could see it then you’d understand?…”

PS: Tenía muchas muchas ganas de escribiros! Pronto las historias del viaje… 😉
Namasté.

7 respuestas a «Corazon de viaje»

Y yo tengo muchas ganas de ver más fotos de tus viajes! Y lo del mapa serás capaz de ver cosas que nadie nunca ha visto 🙂 Pero sobre todo lo mejor es lo que estás aprendiendo! sigue así 😀
Un besote

aunque acabo de llegar hace poquito a tu blog, sin duda, me gustará asistir a tu nueva etapa viajera, donde sin duda nos mostrarás sititos estupendos y muchos, seguro, desconocidos.

biquiños,

¡Hola! Ya estaba yo preocupada por ti, aunque ya suponía que tu nuevo trabajo te iba a tener ocupada. Pues eso, que me asomaba por aquí y no te veía y pensaba que estarías hiperocupada. Espero que lo del viajar compense todos los estreses. Muchos besos y ya estoy deseando ver fotitos.

Aldabra, bienvenida!! Gracias por tus palabras. Será un placer enseñarte todos los lugares que vaya visitando! Te dejo una amapola de primavera para ti. Biquiños e unha aperta!

Kalakanta, no te preocupess!! Que ando como las mariposillas, revoloteando! Hablamos y compartimos foticos! Un achucho enorme para vosotros y para mi sobrinilla! jaja… :)*

¡Vuela, vuela mariposilla! Yo me quedaré aquí esperando tus fotos, tus cuentos, tus opiniones..(¡ojo! te he mandado un correo)..Mil besos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *