Categorías
Libros

El Penúltimo Sueño

her_eyes_are_an_ocean_by_homeboy_sparten

Desde que tengo el podcast me estaba olvidando de traer fragmentos de libros que voy leyendo. Por eso, con el último libro que he leído quiero retomar esa costumbre.

Es difícil seleccionar, cuando es un libro tan delicioso. Os cuento.
El jueves pasado viví uno de esos momentos nchi que hacen sabrosa la vida. Me acosté tarde, como siempre, sobre las 12 y media. Me pongo a leer y el libro comenzó a atraparme, hasta tal punto que no pude dejar de leer las 100 págs que me quedaban, por lo cual me metí en la madrugada, envuelta en mi nórdico, llorando de vez en cuando por la historia. Maravillosa.

El Penúltimo Sueño, de Ángela Becerra (que ya me cautivó en Lo que le falta al tiempo), narra una historia de amor del bueno, lleno de vida y envuelto de esperanza. Ese amor sin dudas, que supera obstáculos, que en esta historia son muchos. Ese amor que por sentirlo un instante vivirías toda una vida.

El ritmo te absorbe, al saltar del presente al pasado, y quedarte intrigado capítulo tras capítulo. Os dejo una muestra de la maestría y belleza narrativa de Ángela Becerra. Un libro para saborear que me ha cautivado.

….

“- ¿Cómo ha podido tocarlo si le falta una tecla? Usted debe ser una profesional, porque yo no lo noté hasta después.

Aurora sonrió.
– Le falta el fa… pero es un piano tan bello, y su sonido es tan hermoso que entiendo que su dueño lo tocara así, estando inválido de una nota… Es posible que él mismo se sintiera así… Que le faltara algo para vibrar entero. Todos llevamos en nuestra alma alguna nota que ha dejado de sonar… o que hemos perdido en nuestro recorrido por la vida, ¿no le parece?”
……

“Al verla levantar la tapa que cubría las teclas, Andreu no pudo aguantar sentirla tan cerca. La tomó suavemente por los hombros y la hizo girar hasta dejarla frente a él, llevándola hasta sentarse sobre el piano abierto que respondió con un sonoro arpegio. Acompañada por las notas sostenidas, Aurora recibió aquel beso abriendo su alma de par en par.

Las manos de él empezaron a deslizarse por su cuerpo, ávidas y contenidas, creando movimientos musicales como nunca vividos; en un andante ma non troppo, sus dedos resbalaban nítidos por sus senos, abriendo notas de una sonata… la más dulce y bella sonata jamás sentida por Aurora. De la blusa abierta, del marfil palpitante, en un adagio molto e cantabile, pasó a acariciarle los muslos… el centro de los muslos… el centro más profundo de sus muslos… aquella piel escondida que contenía toda la vida. El piano seguía sosteniendo una melodía creada por el peso de su cuerpo. Sonaba a L’Aurore de Beethoven. Sonaba a Alegría. Y sus piernas sentían… y su piel respondía… AllegroVivaceAllegro molto vivace… Los dedos de Andreu se habían metido hasta el fondo de su alma húmeda… mar de placer…. LargoApassionatoLargo apassionato…”

…….

“- Parece que ojeamos el álbum de nuestra vida… Joan, ¿te has preguntado alguna vez qué vendrá después de nosotros?
– Un atardecer maravilloso. La calma en movimiento. El misterio de tocar el fondo para luego flotar en la nada, que es el todo…
– ¿Adónde irán los recuerdos de lo que vivimos juntos?
– ¿Has presenciado alguna vez la muerte de una rosa? El choque silencioso de sus pétalos, gotas de seda y lágrimas estrellándose en la tierra… y luego, el brote verde y otra vez la misma rosa en otra rosa. Nada desaparece, mi niña del aire. Ni siquiera nosotros, cuando ya no estemos.
– ¿Tienes miedo a morir?
– Creo que ya estuve muerto casi toda mi vida… Ahora la única alternativa que nos queda es vivir… ¿y tú? ¿tienes miedo?
– Ahora que te he encontrado ya no. Me daba miedo morir sin haberte visto de nuevo.
Joan la miró enamorado.”

………

“Aquí estoy. Nunca me fui.
Antes de ti, no era.
Después de ti…
sólo nos queda el somos.

Joan y Soledad.
Julio de 1939.”

12 respuestas a «El Penúltimo Sueño»

Volveré luego, que ahora estoy mirando de reojo en el trabajo, pero no he podido resistirme… A mí también me cautivó, ya te lo he dicho en alguna ocasión, y tengo frases apuntadas de ese libro que también me hizo llorar a ratos… tan espectacular.
Me alegro de que te haya gustado.
Muchos besos!

Eso es lo que tienen los libros buenos, que te enganchan y no te dejan soltarlos… a mi también me pueden dar las tantas con un buen libro 😉

Voy a apuntar esta recomendación que haces porque pinta muy bien, ahora estoy con dos libros, ‘La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina’ de Stieg Larsson, continuación del anterior ‘Los hombres que no aman a las mujeres’, y uno que ne han regalado estos dias y me está gustando muchísimo, ‘La soledad de los números primos’ de Paolo Giordano.

Así que nada, a seguir saboreando y dejandonos llevar por los maravillosos libros 🙂

Tú, me lo prestaste, cuando habías comenzado a leerlo, tan sólo. Te lo usurpé y devolví. Me hizo vibrar. La mejor historia de amor leída.
También hace poco que he leído de Almudena Grandes “El corazón helado”, que me hizo sentir muy adentro, una inmensa emoción; tal vez sea debido a que la época de la guerra civil me llega muy adentro, y uno de sus personajes, Ignacio, el capitán rojo, comunista, republicano, me hizo, una vez más, sentir aquello que pudo ser y no fue.
Siempre gracias mi alga 🙂

María Elisa: Tengo ambos libros que mencionas en mi lista. Para el de la cerilla, antes tengo que leerme el primero y lo tengo prestado. Y el de los números me lo ha recomendado mucha gente. Trata sobre la soledad y es un tema al que me gustaría profundizar. Estamos solos y nos iría mejor si fuéramos conscientes de ello en su esencia.
Gracias por las recomendaciones, siempre son bien recibidas. 🙂
Un abrazo.

Libélula: Fue un placer leer sobre las páginas ya descubiertas por ti. Me anoto el corazón helado. Quizá te lo robe temporalmente…. jejeje…
Un arrechucho, mi duende.
(vaya cosas raras que nos llamamos! jaja…)

“- ¿Tienes miedo a morir?
– Creo que ya estuve muerto casi toda mi vida… Ahora la única alternativa que nos queda es vivir… ¿y tú? ¿tienes miedo?
– Ahora que te he encontrado ya no. Me daba miedo morir sin haberte visto de nuevo.
Joan la miró enamorado.”

Ohhhhhhh. Pasaba por casualidad por aquí y mira que suerte encontrarme con esto =)
Creo que ya sé que libro leeré cuando termine el que tengo entre manos.
Gracias, me encanta tu blog 🙂

Ahora mismo estoy con 2: El canto del pájaro y La momia, aunque si me pidieses consejo (ya sé q no loe stas haciendo) te diría “A orillas del río Piedra” de Paulo Cohelo =)
Ya ves, me he vuelto a pasar por aquí 😉

“Si pudiera admitir que no volveré a tenerte entre mis brazos, a reír entre tus labios… a nadar en tus ojos…

“Si sólo pudiera decirte adiós, si te dejara marchar… No puedo… Me dueles demasiado… Te me llevas la vida…Andreu, amor mío…

“Ven, entierra tu cabeza en mi regazo… No te vallas todavía… no, sin despedirte…

“¿Te estás muriendo porque no quieres vivir? ¿O es que ese laberinto oscuro te ha llevado al olvido?… Si me dejaras entrar en tu ausencia y recordarte que eres… que aún sigues siendo… que estoy aquí… que estamos…

“¿Te habrás perdido en ti mismo? ¿Quién sino tú podrá salvarte?

“No permitas que tu alma se olvide, porque si se niega a ti, me está negando tambien a mí…

“Sigo esperándote, no me dejes rendirme… No te rindas… ¿Has olvidado que te espero?… A nuestro amor todavía le falta derramarse…

Me encantó “El penultimo sueño”… Es la mejor historia de amor. Aunque sólo he leído este y “lo que le falta al tiempo”, Angela Becerra se ha convertido en mi escritora favorita, en un modelo a seguir…
Me alegra mucho que otras personas piensen lo mismo que yo.
Me encanta tu blog 😀

Hola María José! Bienvenida, ante todo y gracias por participar. Me encantan vuestros comentarios.

Precisamente ayer terminé el último libro de Angela Becerra, y me gustó muchísimo, en su estilo mágico y especial, descubriendo una nueva historia llena de detalles y sensibilidad. Te lo recomiendo de veras, se llama “Ella, que todo lo tuvo”.

Tambien Ángela es mi escritora favorita, disfruto muchísimo cada uno de sus libros, es única.

Un abrazo y espero nos sigamos viendo por aqui.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *