Categorías
Libros Podcast

Cosmofobia

Hoy os hablaré brevemente del último libro que he leído: Cosmofobia, de Lucía Extebarría.

Lucía me ha gustado desde siempre y me he leído casi todos sus libros porque sintonizo mucho con su forma de expresar, sus historias del día a día con las que a menudo podemos identificarnos. Cuando leí “Un milagro en equilibrio” acarició mi sentimiento maternal con una frescura suave y natural, cuando leí “Ya no sufro por amor”, reflexioné y me divertí mientras descubría la necesidad de reafirmar mi autoestima; y digamos que he ido siguiendo su vida y su evolución a través de sus libros.

En este caso, Cosmofobia nos lleva a un barrio de Madrid donde se cruzan las culturas, que no siempre se mezclan. Se narran las realidades de muchas personas diferentes y cuando termina el libro te deja con ganas de seguir sabiendo cómo continuaron las historias de unos y de otros. Esos personajes se reflejan en aquellas personas con las que nos cruzamos cada día: inmigrantes, artistas, amas de casa, estudiantes… Personas anónimas con su pequeño mundo a cuestas, como nosotros.

¿No os habéis planteado nunca cómo será la realidad de la persona con la os cruzáis cada día en la calle? Yo he visto crecer a niños que van al colegio cuando yo voy a trabajar, por ejemplo, y notas el día que no va. Da ternura ver a esa niña hecha ya una jovencita, cuando aun la recuerdas pequeñita.

No es un mal propósito para 2009 mirar a los ojos a quienes tenemos tan cerca, no?

Os dejo el podcast de esta semana, el mas “urbano” hasta el momento. Me encanta el tema musical que lo acompaña y la historia en la que veo reflejados a tantos inmigrantes que me sonríen en los semáforos todos los días.

Os recomiendo el libro y espero que os guste el podcast, último del año.

Un abrazo multicultural.

Accede al post de Tinta Digital. Aquí.

3 respuestas a «Cosmofobia»

Tienes toda la razón voz suave…casi nunca nos paramos a mirar a los ojos…y es una pena, por que a mi me encanta, ves la alegria, la tristeza, la esperanza. Ver crecer…jejejeje, es paradojico por que yo vi crecer a mi pareja y jamas pense que fuese a salir con ella, Conoci a su hermano cuando tenia yo 21 añitos y ella 10…y las vueltas que da la vida…me gusta ver crecer el mundo pero a veces es triste, por que r3ecuerdo vivir rodeado de monte y ver zorros cerca de mi casa…y cientos de pajaros donde ahora solo existen carreteras y edificios…pero es asi…perona que me enrrolle y escriba sin mucha coerencia…como siempre me tocaste en el punto sensible. Bicos a moreas

Hola An,

Me ha gustado tu historia, que bonita, recordar a tu chica con 10 años! jaja…
Que pena lo de los zorros, yo también los tenia cerca cuando vivía en Galicia, en el campo. Me gusta el olor de cuando estan los zorros cerca. ¿Y los linces? Eso es de pena… nos estamos quedando sin ellos y son patrimonio ibérico. En fin, si fuera petroleo seguro que se alarmaría la sociedad de otra manera…

No vamos a arreglar el mundo, pero ya se sabe, piensa globalmente, actua localmente.

Un abrazo, mirandote a los ojos.

A mi también me gusta mucho Lucía. Un verano me leí uno acerca del fetichismo que me pareció muy muy interesante. Con el milagro en equilibrio no pude, el instinto maternal no estaba preparado para salir. Y me alegro de tu propuesta. Me lo apunto para el nuevo año. Que te lo pases muy bien y mil besos.
Observaremos las miradas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *