Categorías
Desde mis Brumas Musica Personas

Ojos de Mar – Besos de Sal


Image by homeboy sparten

He pasado unos días por el norte, visitando a mi gente, y de paso disfrutando de muchas y muy terapéuticas horas de conducción. Aunque me cansa físicamente como a cualquiera, esas 8 horas que me paso al volante me reconfortan muchísimo. Canto, canto y canto, y en este viaje me vino muy bien reencontrarme con muchas canciones que marcaron este año (de eso os hablaré mañana).

Además, recuperé algunos cds antiguos y volví a escuchar un disco de Presuntos Implicados que me regalaron hace ya un monton de años, allá por el 95. Se trata de La Noche, un directo espectacular que os recomiendo escuchar por completo. Los solos de piano, clarinete y flauta, la voz de Sole Gimenez tan prodigiosa y elegante como siempre, y un clima especial que se vivía en aquel concierto, lo impregnan de algo especial.

Me sorprendió recordar todas y cada una de las letras de las canciones, porque años atrás lo escuchaba a menudo. Es curioso como algunas cosas permanecen en nuestra memoria y en un solo momento podemos desempolvarlas y sacarlas a la luz. Las letras fluyen como si ayer mismo las hubiese cantado.

El disco comienza con un tema que me ha hecho volar hasta otros recuerdos: “Me das el mar”, y de ahí llego al recurrente amor, a su melancolía asociada y al romanticismo palpitante bajo la asociación. Y entre estas brumas recordaré a dos personas, dispares y unidas por el sentimiento, aunque ellos lo ignoren, porque es Mi sentimiento el que los une.

G. fue mi primer amor. Amor platónico, quizá, pero que tardé años en olvidar, o mejor dicho, en cicatrizar. Con 16 años, en un mundo de superficiales jovencitos ligeramente estúpidos, topé con él por hacer rabiar a otro. Como son las cosas! Nos pusimos a hablar y me fascinó su forma de ser, sus gustos, nuestras conversaciones. Y en una discoteca se creó una burbuja, donde nos quedamos nosotros. Curioso sitio para encontrar un amor, verdad?

Nuestra “historia” duró poco tiempo. Aunque era él quien lo había iniciado (yo me resistía, tiene tela!), el sentimiento mágico (la chispa, vaya) no le acompañó y así me lo dijo, con todo el dolor de su corazón. Recuerdo como si fuera hoy aquel último beso, consciente de lo efímero de su existencia. La carnosidad de sus labios, los más dulces que jamás haya besado. Y frente a mí, esos ojos, ojos grises como el mar en invierno.

Fueron dos años los que hicieron falta para que no se me voltease el estómago cada vez que le veía (que por fortuna no eran muchas veces, pero vivíamos en una ciudad pequeña).Poco a poco se fue difuminando, llegaron otras personas; pero él siempre estará en esa esquinita de mi corazón, donde se quebró por primera vez, y por donde hoy puedo pasar el dedo sin dolor, solo una sonrisa dulce de añoranza.

J. es alguien que ha hecho mi vida distinta y para quien apenas encuentro palabras. Su presencia en mi vida me ayudó a descubrir(me) innumerables cosas sobre mí, disfrutando del placer de compartirlas juntos, y viendo sus ojos sonreír mientras me sentía más firme en cada paso que daba. Nos encontramos hace algo más de un año y aunque hemos tenido muchos problemas, hay cosas que nunca mueren y deseo en el alma que sigamos caminando bien cerquita.

Los recuerdos todavía (nos) escuecen, pero siguiendo la doctrina de mi optimismo melancólico, sonrío sabiéndome afortunada de haber vivido tantas cosas preciosas. Inventamos palabras, nos apropiamos de otras ya inventadas y centenares de canciones hablan por nosotros. Solo palabras escasean cuando los sentidos encuentran su forma de expresión. Y gritan.

Sus ojos son del mismo color que el mar atlántico, con su misma luz, vida y movimiento. Mi – Nuestro mar, que nos acompaña, tan cerca y tan lejos, como nosotros.

Por eso, esta canción me trajo su recuerdo -su presencia-, cuando amé unos ojos de mar, y tuve la suerte de ser correspondida. Lo demás… poco importa hoy.

Y aquí está la canción, recién subida, para compartirla con vosotros…

7 respuestas a «Ojos de Mar – Besos de Sal»

haller mismo puse en mi giradiscos, si as leido bien…giradiscos, Alma de blues…que casualidades tiene la vida…bueno te deseo lo mejor junto con quien quieres y aprecias, me alegro que encontraras a alguien que te redescubra…a mi me paso hace casi 8 años…y siempre queda que ddesscubrir…bicos y feliz 009

An, mas que redescubrirme él, lo hice yo, con su luz, sus conversaciones y muchas cosas más. Hay personas que “tienen que” pasar por nuestra vida. 🙂 Creo que todo pasa por algo.

Seguiré descubriendo, a otras personas, y a mi misma, y como dices, eso no para.

Qué encanto tiene el toca discos! 🙂

Un beso amigo.

Me encanta cómo lo explicas todo, como lo cuentas.

También me encantan las fotos de ojos que sueles poner, otra cosa que debes saber de mi es que me encantan los ojos.

Yo también uno día encontré unos “ojos de mar”, ya no los veo pero siguen grabados en mi corazón.

Millones de besos preciosa espero que hayas disfrutado de estos días.

Gracias Eva.

Cuando pongo ojos suelen ser posts más transcendentes, así como cuando pongo fotos mías (indirectas). Es más yo por completo: lo que escribo, la imagen y la canción.

Me alegra sintonizar contigo, que te guste como explico las cosas. A veces me raya el hecho de que me lean algunas personas, de que se malinterprete lo que diga, etc. Pero hija, sale de donde sale, de dentro, y quien no entienda algo, aqui estoy para explicarlo de otro modo. 🙂
La verdad es que la mirada es un universo aparte. Este año descubrí también el potencial de mis ojos (los que miran desde mi blog) y de lo mucho que puedo expresar con ellos a veces. Son pocas las personas cuya mirada me ha marcado, y creeme, eso no se olvida nunca.

Lo dicho, cuidate mucho y a mirar p’alante. Como dice Bebe, pa fuera telarañas! 🙂

Un beso Eva.

hola bruma…hoy hice un viaje,mientras te leía,me sumergí en un antiguo amor,de esos que aún escuecen,pero con gusto,como dices tú,recordándolo con una sonrisa…yo también te encontré de casualidad,y me siento muy identificada con tus letras…besitos mágicos

Ale, es precioso recordar con una sonrisa melancólica. Ay, la melancolia puede conmigo! Somos afortunados por haber vivido cosas así, y por seguir viviéndolas. Este año, mas cosas bonitas!
Otro beso para ti, tesoro.

Meri, Aish… (suspiro) Pues si que lo es…
Muy feliz entrada en el año nuevo para ti.
Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *