Categorías
Divagaciones

Expectativas

Somos nosotros los que miramos sobre nuestras cabezas y elegimos la nube en la que construir nuestro castillo.
Seleccionamos los materiales, le ponemos grandes balcones, pintamos nuestras paredes, amueblamos hasta los rincones, colgamos nuestros cuadros favoritos, las cortinas… Y esperamos que corresponda con la realidad.
Nosotros nos montamos nuestra propia película de expectativas e, ingenuamente, luego esperamos que se cumplan a raja tabla…
Y ¿qué podemos hacer? ¿Qué sucede cuando la realidad no se ajusta a nuestra anhelada fantasía? Nos desespernos en un ansia hambienta de ajustarse a lo establecido

anxious_expect_by_o_cn.jpg

Quizá lo más práctico sería pensar en dónde realmente nos gustaría “vivir”, qué muebles utilizaremos y cuáles servirán únicamente para acumular polvo y suciedad, por muy bonitos que queden.
Existe una calle con vistas al cielo de los sueños, arraigada en la terrena realidad, en la que habitar en equilibrio, abriendo la puerta a lo que se presente, sin esperar nada.

Cuando no esperas, la belleza te sorprende.
Cuando no esperas, la decepción se difumina.
Cuando no esperas, los acontecimientos se desarrollan en su curso natural.
Cuando no esperas, comprendes que las cosas tienen un sentido, y sobre todo, su momento.

Para terminar, recomiendo dos posts de (Mich)Elle, que publicó cuando me rondaba en mente este post y no tenia tiempo para escribirlo. ¿Casualidad? No se yo….

Posts de Michelle:
Mi muy íntimo manifiesto
Viviendo con Cero Expectativas

12 respuestas a «Expectativas»

En mi clase de ayer, el profesor hablo de un tema parecido. Pero explicaba tambien que debemos de crearnos expectativas positiva, ya que las onda de los pensamientos y el habla siempre estan corriendo por nuestros espacios, entonces la teoría es que si piensas positivo, cosas positivas te ocurriran… 🙂
Aunque esto de acuerdo contigo, cuando no se crean expectativas todo es mas tranquilo y todo nos sorprende mas… Que tengas lindo dia Bruma… Esa eres tu en la foto?

‘Cuando no esperas, la belleza te sorprende!!… mejor dicho imposible!… A veces nos perdemos de tanta belleza cuando nos enfocamos en fantasmas, y no dejamos que fluya la vida con naturalidad.

‘Todo es como debe ser, perfecto.’ (y esto no es conformismo, es disfrutar al máximo el momento)

Creo que tememos vivir sin expectativas, pero cuando una logra conquistarse, vemos que todo lo que pasa externo a una, no es una misma. Podemos disfrutar completamente de lo bueno y aprender de lo malo, sin crearnos embrollos en la cabeza… Sólo dejar ir… dejar que todo fluya.

‘Nadie tiene suficiente de lo que no necesita.’

Gracias por recomendar mis posts!!!
Besotes!!! (:

Cuanto me ha gustado tu respuesta, Elle. Creo q incluso la apuntare en mi libreta, me gustan tus citas.

Todo es como debe ser, perfecto. 🙂

Un enorme abrazo, Elle, y es un placer recomendarme, sinceramente.

Hola Bruma, no sé cómo pero he aterrizado en tu blog y cuál ha sido mi sorpresaal encontrar que más abajo me citas y…me tienes linkada!! Es un gran honor para mi y no podía marcharme sin darte las gracias. Y sin decirte que me ha parecido fascinante tu blog. Uno de esos blogs en los que una se pierde encantada de la vida leyendo y mirando… ¡cuántas cosas tienes que contar!

Encantada de haberte conocido!

Estoy de acuerdo. Las expectativas y el deseo sólo provocan ansiedad. Son por tanto, nuestras enemigas. Pero qué quieres, no hay pastillitas inhibidoras de “ello” 😛

(ya casi me parezco a Yoda con lo del miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio…) ;-D

es dificil no tener expectativas… aunque hay quien sabe vivir sin montarselas. tienes toda la razón en lo que dices, es mejor no esperar nada, pero para algunos quizás inevitable. Intento no montame peliculas en mi cabeza, pero mi condición de soñadora hace que a veces deje de tocar en el suelo unos milisegundos…( aún así, la mayor parte del tiempo soy muy realista!!).
me ha encantado la frase : “Existe una calle con vistas al cielo de los sueños, arraigada en la terrena realidad, en la que habitar en equilibrio, abriendo la puerta a lo que se presente, sin esperar nada”. Dame el nombre de la calle!! 🙂
espero que tu escapada haya ido muy bien, y que TU estés fantásticamente.
un besazo

Totalmente de acuerdo. Hace tiempo comprendí que es más sano para la mente no esperar nada de la vida. Sin embargo, es difícil compatibilizar un desarrollo personal y profesional con esto. Quiero decir que uno se suele esforzar más si cree que haciendolo va a obtener cierto beneficio (material o espiritual). Si no esperamos nada, es difícil mantener esta motivación en el día a día.

Como siempre, en encontrar el equilibrio en esto es la clave. Me ha encantado el artículo, Bruma. Es algo sobre lo que he reflexionado mucho. Saludos

Pasear por el filo

Yo últimamente me muevo entre la experiencia, que me hace que no espere nada de nadie, y así evitaré llevarme desilusiones, y el deseo de encontrar algo o alguien que colme o al menos se acerque a mis expectativas….no sé hacia qué lado irme, porque me da miedo el no esperar nada de nadie, porque a la larga me hará perder la ilusión y la capacidad de sorpresa, pero lo contrario me llevará a decepciones continuas…seguiré dándole vueltas…
besos

@ Saver, siente la fuerza…

@ Abril, gracias solete, mi escapada fue bien, si, aunque casi todo el rato estuve trabajando, pero pude ver un poquito de tu city. Mi calle de fantasía no tiene nombre, cada uno tenemos una a la que podemos rebautizar incluso. Me alegro q te guste, a mi esa parte me gusto tb.

@ Caminante, es un equilibrio, como bien dices, entre pasar de todo y esperar demasiado hay un punto medio, como decía en la metáfora de la calle. Podemos tener los pies en la tierra y mirar al cielo.
No es fácil, claro, si lo fuera no tendría tanto valor lograrlo.
Un abrazo! 😉

@ Abel, creo q casi todos los que tratamos no montarnos expectativas lo hacemos tras haber sufrido decepciones (bien por nuestra culpa, por imaginarnos cosas, o bien porque nos fallen).
La pena es caer en la apatía y en no tener ilusión, como decía antes a Caminante, está ese maravilloso punto medio.
Tratemos pues de caminar en ese equilibrio. Ni todos son tan malos (y por tanto no tienen pq fallarnos) ni todos son tan buenos (y por eso no se van a ajustar a nuestras fantasias, o al menos, no necesariamente, siempre están las sorpresas). Gracias por la visita, Abel.

Un abrazo a todos. :**

PS: He visto que no había respondido a Cafesita, la de la foto, no soy yo no… 🙂

Tendemos a abrazar exageradamente expectativas, quizá buscando algo que sólo somos capaces de alcanzar en nuestras cabezas y que somos conscientes de su dificultad pero no de la longevidad de la la situación a la que nos vemos abocados. Entonces es cuando la derrota se cierne sobre nosotros sacando todo aquello perteneciente al pasado y no al futuro o incluso al presente y que determinará de manera concluyente el resultado.

Crear expectativas, es una opción, romper con los estándares, también 😉

Un abrazo enorme Bruma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *