Categorías
Libros

Ni de Adán ni de Eva

nothomb2

Este verano, antes de mis vacaciones, tenía ganas de apasionarme por un libro y aunque había disfrutado las últimas lecturas, finalmente recurrí a mis “clásicos” para desaparecer en sus libros. Me compré Kafka en la orilla, de Murakami y Ni de Adán ni de Eva, de Amelie Nothomb. Hoy os hablaré de este libro que me duró solamente dos días. Ese es el mayor indicativo. Lo disfruté, me reí y me trasladé a su mundo y a su escritura ingeniosa con un estilo propio.

Para quienes no la conozcáis, este es el cuarto libro de su auto biografía, precedido por Metafísica de los tubos, Biografía del Hambre y Estupor y Temblores. Mientras que en éste último narraba sus experiencias trabajando en una multinacional japonesa, ahora se centra en la misma época y su relación con Rinri, un joven japonés al que conoce dando clases de francés. Os dejo dos trocitos de los muchos que he marcado. Podéis leer el libro tranquilamente aun sin haber leído los anteriores, aunque los recomiendo todos!

“….
– A los cinco años supe que no era lo bastante inteligente.
– Es falso. A los cinco años supiste que no habías sido seleccionado.
– Sentí que mi padre pensaba: “No pasa nada. Es mi hijo, ya ocupará mi lugar”. Mi vergüenza empezó entonces, y todavía dura.
Lo abracé contra mí, murmurando palabras de consuelo, asegurándole que era inteligente. Lloró durante mucho rato y luego se quedó dormido.
Fui a contemplar la noche sobre una ciudad en la que, cada año, la mayoría de los niños de cinco años se enteraban de que habían fracasado en la vida. Me pareció escuchar un concierto de lágrimas contenidas. ”

“Me hacía feliz.
Siempre me alegraba de verlo. Sentía por él amistad y ternura. Cuando no estábamos juntos, lo echaba de menos. Así era la ecuación de mi sentimiento hacia él y aquella historia me parecía maravillosa.
Por eso mismo temía declaraciones que habrían exigido respuestas o, peor aún, reciprocidad. En semejante registro, mentir constituye un suplicio. Descubrí que mi miedo era infundado. Rinri solo esperaba de mí que lo escuchara. ¡Cuánta razón tenía! Escuchar a alguien es lo más. Y yo le escuchaba con fervor.
Lo que sentía por aquel muchacho ono se correspondía con ninguna palabra del francés moderno, pero en japonés el término adecuado era koi. En francés clásico, koi puede traducirse por gusto. Sentía gusto por él. Era mi koibito, aquel con el que compartía el koi: su compañía era de mi gusto.
En japonés moderno, todas las parejas casadas califican a su pareja de koibito. Un pudor visceral destierra la palabra amor. Salvo accidente o ataque de delirio pasional, nunca se emplea esa inmensa palabra, que se reserva para la literatura o cosas así. Había tenido que tocarme el único nipón que no despreciaba ni ese vocabulario ni los modales ad hoc.”

8 respuestas a «Ni de Adán ni de Eva»

Qué delicia encontrar tu blog gracias al azar o qué sé yo… Leí algunos de tus anteriores posts, vi imágenes, escuché música… a tu leve dictado. Repito adjetivo: delicioso…

Gracias por tu aviso y recomendación. De Amélie Nothbom he leído bastante: Ácido sulfúrico, Cosmética del enemigo, Higiene del asesino y Estupor y temblores, en castellano; y Antéchrista, Attentat y Les Catilinaires, en francés… Buscaré los que me faltan y aconsejas, pero no me es fácil ahora, aquí al otro lado del océano, en donde paso la mayor parte del tiempo vagamundeando desiertos, sierras y selvas inhospitas…

Mi interés por Amélie quizá estuviera estimulado por mi tropismo hacia oriente y sobre todo Japón, mis recuerdos allí, mis dialogos con su ser y estar en el mundo, mis amigos… A lo mejor buscaba respuestas en su experiencia híbrida, no sé…

Amor es una palabra demasiado grande para contenerla en la boca, para refrenarla con los labios y nuestros dientes… Es probable que por eso la vomitemos sin más contemplaciones ni esperas, pródigos o promíscuos, o la traguemos no sin esfuerzo, atragantados por su volumen y densidad… Entiendo que el silencio puede ser y es a veces elocuente, tanto o más que las palabras “romas”… Los enamoradores son locuaces; los enamorados, elocuentes…

Saludos desde Tenochtitlan, en una tarde gris plomo… Volveré a tus letras, espero, más aún. deseo…

Pau Llanes

Shu: Estoy segura de que disfrutarás a Amelie. Eso si, en tus manos no durarán ni media mañana! 🙂

Tongue: Sirva esto como recordatorio y avance para animarte! 🙂 Achuchon grandote!

Pau: Ojiplática me dejas tras leer tu comentario, que se torna sin duda en un regalo matutino para mi. Un gusto leerte y disfrutar de tu exquisita manera de escribir.
Espero que vuelvas a visitarme y compartas tus opiniones expresadas de esa manera tan tuya… Gracias mil, un abrazo surcando océanos.

Namasté namasté… Bruma, amante de la vida. Gracias por visitarme en la ciudad que exhalas, rozarla con tus pestañas, depositar tus palabras-ala, alabarla… Que me conmoviste es decir poco… Qué regalos nos da la vida: inesperados, amables, con su hatillo de sonrisas al lado…
Pronto amanecerá; iré a saludar al Señor Sol… te dedicaré un abrazo largo pronunciando tu nombre, Bruuuuu-maaah… Ojala llegue a tus oidos y te reconozcas en mi voz… Dormí entrecortado, a ratos, y no dejé de leer despierto. He de terminar unas literaturas esta semana y sigo derrochando las horas como si nada; qué voy hacer de mí… Pero no quise resistirme a saludarte de nuevo, ahora con deliciosa complicidad, agradecido por tu simpatía y tus palabras olor a sándalo. Namaskar, luciérnaga…

Pau

Pau, regalos los tuyos, gusto da leerte de veras.
Te imagino en una montaña o acantilado, frente al sol, naranja, rosado por momentos, llenándote de luz y de vida. Inspirando-te…
Disfruta de cada momento, estamos cerca.
Namasté, caminante.

PS: Me encanta eso de luciérnaga! que palabra tan bonita… 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *