Categorías
Batallando con el mundo Desde mis Brumas

Digestiones emocionales

pulsatilla_2009_by_mescamesh
Image by mescamesh

Hace más de un mes que empecé mi trabajo nuevo y me sigue sorprendiendo lo revolucionado que sigue mi cuerpo. Ya me decía el homeópata que acuso mucho los cambios y sin duda así es. Estoy asociada a una planta que se llama Pulsatilla. De ella también habló mi amiga Ana hace algún tiempo. Aquí. Es una planta asociada a las personas que nos damos demasiado, a menudo con la búsqueda de afecto y reconocimiento en ello.

Me gusta recordar como hablaba el salao del homópata sobre la pulsatilla. Ella es una flor que crece en las montañas, entre las rocas, en los huequecitos. Crece hasta despegarse de los sépalos, de su cuna. Se queda contenta después de haber trepado, tomando el sol, con sus pelitos en los tallos, moradita y preciosa. Sin embargo, llega un viento revolucionario y la tambalea, y como no, acusa mucho los cambios.

Aparte de pulsatilla, también me asocio con el lycopodium, una planta que crece por el suelo, se extiende y trepa, echando raíces en varios sitios. Esta planta se asocia con personas que parecen muy seguras de si mismas y esconden una niña miedosa con problemas de aceptación.

Precisamente es esta parte de mi la que me ocasiona estas digestiones lentas emocionales. Es curioso como muchas personas ni se plantean que sus problemas físicos estén directamente asociados a sus males emocionales. No he profundizado mucho en el tema; más bien lo he hecho cuando he mirado hacia dentro, intentando racionalizar mis emociones y buscar alguna causa a mis males. Sin embargo, no hay mucho que pensar para darme cuenta de que me cuesta digerir todo lo que estoy viviendo(nuevos retos, trabajo en equipo, aceptación mía y de los demás, viajes por lugares desconocidos, búsquedas y encuentros sucesivos, etc).

Estoy encantada, voy feliz a trabajar. Creo que por primera vez en mi vida tengo un trabajo que me motiva hasta este punto. Quizá sea pasajero y me baje el nivel de emoción, esta claro que todo lo nuevo genera mucha adrenalina. Pero entonces, ¿por qué físicamente estoy tan revuelta? Ya estoy cogiendo fuerzas físicas y tengo más energía pero, ¿qué pasa con esta guerra civil digestiva? ¿Seguiré así antes de cada viaje?

No deja de maravillarme como la razón y la emoción pueden caminar por senderos tan dispares. Yo me repito: “¡Pero si estoy bien! Ya he hecho mi primer viaje, ha sido duro pero he podido con todo y me he demostrado a mi misma que mi trabajo me gusta y estoy avanzando!”

Mi estómago responde: “gurrú gurrú gurrú….(burbuja… revoltijo…. burbuja)”

Y yo le digo a mi estómago: “Pues nada, tómate tu tiempo… No voy a discutir”

Ya iremos digiriendo juntos los miedos e inseguridades que no toman forma en el mundo racional y sobrevuelan el subconsciente y la emoción.

Un sorbete de limón perfumado de lycopodium podría ser un buen postre esta noche.

Namasté, queridos navegantes.

12 respuestas a «Digestiones emocionales»

Genial sista xD
Toda la vida sin ponerte apodo
Y podía haberte llamado “mi lycopodium pulsatillo” 😉
Yo también hablo con alguna parte de mi cuerpo, le digo “shhhh! Wait wait” (habla inglés), y siempre responde “fuck you”
Me he metido en una camisa de once varas yo solo ¿no?
Un abrazo,
se te quiere, always!

jajaja! Si es que te veo dialogando con tu cuerpoooo!!! jajaja…

Por ahora el lycopodium q me tomé anoche no me sentó nada mal, a ver el día de hoy si se desarrolla sin burbujas barrigueras! jajaja… El caso es reirse y tomarlo con filosofia.

Te adoro. Un arrechucho.

No me cabe ninguna duda de que nuestro cuerpo nos envía mensajes y nos hace parar para recuperarse del estrés cuando no nos damos cuenta de que forzamos la “maquina”.
Sigue cuidándote y dándote el tiempo que tu cuerpo necesita para adaptarse a los cambios.
Eso sí, también estoy segura de que todos los males físicos no tienen que ver con lo emocional, a veces simplemente hemos comido algo en mal estado, por ejemplo…
Besotes linda!!!

Pero Tegala, 2 semanas comiendo cosas en mal estado todos los dias??? jajaja… Es que no ha faltado día sin revoltijo! jajaja… Y alimentariamente, estoy siendo güina. 🙂
Tengo una buena maestra!

Tengo el mono de ti, a ver si hablamos antes de irme de nuevo. Te adoro, mujer bonita.

JAJAJA! si KATREYuk, tu solo! JAJAAJAJA!!además en inglés! JAJAJA!! Y tu Bruma, poc a poc, ya sabes el dicho!! y con el tiempo ya no harás Burruburruuuu 😀 y seguirás con esa misma alegría!!!! OLE

La foto es bellísima, ojalá la hubiera podido echar yo. Viva el lycopodium… no me hace evolucionar tanto como la pulsatilla, pero me hace sentir fuerte y segura. Grrrrr ¿Sabes que es la parte masculina y paternalista de nosotras?
Te quiero, viajera.

Como vuelvo a estar de viaje, tardo más en responder, sorry!

Tronan: Curiosamente cuando ya estoy de viaje mi barriga se queda calladita, será q no hay ni tiempo de gurrús!!

An: ya me contarás q plantita eres!! Un abrazo enorme! Gracias por estar.

Mujer sonriente: Me lo imaginaba, eso si, porque el lyco es más poderoso y seguro, aunq a veces esconda muchas mas cosas en sus raices. Un abrazo inmenso.

Felipe: me alegra mucho leerte!! Te mando un abrazo comprensivo y viajero desde miles de km hasta la Sevilla perfumada. Namasté.

Tongue: Amore!! :*

Lboogie: Ahi vamos! P’alante!! te quiero bella! :*

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *