Categorías
Batallando con el mundo Desde mis Brumas Las Vidas de Bruma

Mimosa

mimosa___ii_by_alexedg
Image by alexedg

Hoy venía dispuesta a escribir un post sobre las vidas de Bruma. Llegué a casa en un estado algo penoso tras un lunes muuuy largo; para más inri me siento sensible. Por casa me encuentro la mimosa que tengo en agua desde hace unos días. Y cuando la miro a ella, me veo a mi (o me quiero ver a mi). Por eso, no es que vaya a ser mimosa en una de las vidas de Bruma, ¡es que ya lo soy!

La mimosa es un arbol precioso, frondoso, fuerte. Según la wikipedia
Mimosa es un género que incluye plantas herbáceas, arbustos, y árboles, dentro de la subfamilia de las Mimosóideas de las Leguminosas. La especie más curiosa del género es Mimosa pudica, conocida simplemente como “mimosa” o sensitiva, debido al modo en que mueve su follaje al ser tocado o expuesto al calor; pero hay muchas otras especies que también lo hacen al atardecer.
(…)
Los miembros de este género son entre las pocas plantas capaces del movimiento rápido…

Pues yo queridos lectores, me quiero sentir mimosa por muchos motivos:
– El significado literal de la palabra, soy gatunamente mimosa
– Tiene pelitos locos amarillos (las más habituales) y son suaves y finos
– Tiene un perfume sutil y embriagador para quien se deja cautivar por el aroma
– Es un árbol que aparentemente puede pasar desapercibido para muchos. Sus flores no serán admiradas individualmente como puede suceder a una margarita, una rosa o un tulipán. La mimosa es de quienes miran más allá. Una vez descubierta la suavidad de sus flores, la dulzura de su perfume, lo efímero de su presencia, es fácil quererla.
– También me muevo rápido como hace ella… (estonosepara…. estonosepara…)
No siempre florece pero siempre está ahí, con un fuerte tronco y firmes raíces.

Me encanta la mimosa. Recuerdo cuando mi padre traía grandes ramos de mimosas para mi madre y para mi. Los cogía durante sus viajes recorriendo caminos. A mi siempre me ha cautivado ese aroma y hoy, tengo la fortuna de tener una mimosa frente al balcón de mi casa.

La he esperado unos cuantos días. Veía sus florecillas a punto de abrir y en cuanto he visto ramas abiertas no he podido resistirme a subirme al muro del vecino para coger una ramita que me acompaña en mi casa. Luce preciosa porque la halago cada vez que paso a su lado y le agradezco que perfume hasta los lunes más feos y cansados.

Nos maravillamos por otros mundos de fantasía cuando hay seres tan preciosos en este mundo como las mimosas… Si fuera planta, hoy quiero ser mimosa, y ver la vida pasar con calma… sin que me preocupe poco más que amanecer cada mañana… alimentarme… y crecer

11 respuestas a «Mimosa»

¡Ay la mimosilla! =) Bueno… desde aquí valoramos esa planta y esperamos regarte y alimentarte como es debido. Así expuesta a las lluvias y las brumas isleñas… Mmmmmm, eres toda una florecilla, hermosa, única.
Guapa.

Así qué mimosa… ¡Eh!
Me alegra que tengas cerca un buen jardinero… jejejeje
Yo me siento mimosilla… pero de las violetas, como la que crece en K-Pax… jajajaja
Que el Martes sea de orquídea salvaje!
Un abrazo enorme

Mujer Sonriente: Muchas gracias por los mimos. ¡es lo que mas gusta a las mimosas! jaja… te quiero y te extraño, guapi.

Katre: Me siento bien cuidada si, eso es una fortuna. A mi me gustan mas las mimosas amarillas, son las que recuerdo de siempre. No sabia que las había violetas hasta que busqué la info para este post.
Hoy el martes promete, a ver si llega a orquidea! Pero creo q eso lo guardo para el fin de semana, que sino no llego viva al viernes! Un abrazo y ánimo con las nieves.

El regalo de tu mimosa al llegar a casa, me ha hecho recordar el que yo tuve anoche, que fue la lectura compartida de muchas noches; unas veces lee él, otras yo. Ayer él leía: …según mis compañeros de la tribu, un regalo sólo es un regalo cuando le das a una persona lo que ella desea, y deja de serlo cuando das lo que tú deseas que tenga. Un regalo no obliga a nada. Se da sin condiciones. Las personas que lo reciben tienen derecho a hacer con él lo que quieran: usarlo, destruirlo, regalarlo, lo que sea. Es suyo, sin condiciones, y el que lo da no espera nada a cambio…” (Las voces del desierto).
Será una gran semana, mi laotong 🙂

Tronan: Yo solo espero que no te den alergia y no te canses de ellas! 😛
el vecino no se enfadará si sabe lo feliz que me hizo la mimosa…

Milo Mijael: Gracias por tus cariños, como siempre. Tengo menos tiempo que nunca pero será un placer visitarte de vez en cuando. Un abrazo fuerte.

Libélula: Que precioso regalo tu cita de hoyy qué magnífico libro Las Voces del Desierto, marcó un momento crucial en mi vida.
Será una gran semana, laotong, así lo haremos nosotras. Namasté.

Bruma, ¡me encanta tu post!
Yo necesito ser un GIRASOL, porque crece en el campo, es un adicto al sol y sobre todo con sus colores me transmite mucha energía cada vez que tengo el gusto de mirarlo. Un beso

¿Te han/has dicho alguna vez que además de mimosa, en todos los sentidos de la palabra, eres una lectora de mentes y almas? Cuando he leído tu post de hoy, he sentido unas ganas inmensas de tener un ramo de mimosas en mis manos y mimetizarme con ellas… por todas esas características que das de ellas…
Gracias y besos!

Tongue: Mil gracias! Tambien me gustan mucho los girasoles, son preciosos y me gusta dejarme llenar por el sol. Visualicémoslo hoy que nos hará falta su energía. Un besote!

Sula: jaja… es que estamos todos en la misma linea quizá, o no estamos tan “lejos” como nos pensamos. Evoca las mimosas y que su suavidad te haga deslizarte en este día… Un beso y un abrazo grandote!

Precioso post, Brumita.
Hay muchos detalles de las mimosas que me gustan especialmente.
Primero: son breves en el tiempo, escasos días.
Segundo: no necesitan hermosos jardines para manifestarse. Las hay en cualquier rincón de cualquier zona.
Tercero: Poco a poco van procreando, desde la raiz, toda su zona.
Cuarto: Son osadas. abren su flor y expanden su aroma cuando escasean las flores. Son el preludio de una primavera todavía lejana.
Quinto: se parecen a tí.
🙂
Besos mimosos para una Brumita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *