Categorías
Desde mis Brumas

Luna

Como es nuestra semana del rojo, la luna también lo es… 🙂
red_moon_by_mnoo-custom.jpg

La luna llena tendió su velo en la noche, luz de terciopelo azulado, matiz inimitable de curvas iridiscente…
Mis ojos se agrandaron para contemplarla en su belleza, y levitando llegué hasta sus tierras arenosas, distinguiendo sus colores, sus texturas, sus esencias, su sabor, su aroma…. La hice mía de nuevo, recordando mis sentimientos platónicos arraigados en mi alma y metí las manos en esa misma tierra para sentir el recuerdo, sonriendo, empapándome de ella.

Estiré las yemas de mis manos dibujando sus contornos, sugerentes proporciones armónicas de belleza incomparable, en la simplicidad de sus formas puras, y sonreí, con mis ojos de tierra, fundiendome en su esencia celeste.

Me desnudé al amparo de la noche, segura, repleta, y como las olas atlanticas su luz recorrió mi cuerpo, poro a poro, embriagadoramente conquistadora, haciéndome suya, rasgando mi más inocente profundidad, explorandome en toda mi dualidad, aceptándome en la luz y la oscuridad.

Esta noche la luna llena bautizó mi cuerpo para siempre.

Canciones arraigadas en el recuerdo, en el origen…



9 respuestas a «Luna»

Ayyy…, esa luna fascinante…, silenciosa testigo de confidencias y secretos, que se desliza por el cielo, recogiendo cuantos deseos le transmiten los que la admiran; deseos que guarda en su interior, en secreto, haciendo aun más intenso su brillo.
Cuando se siente generosa, libera uno de esos deseos que atesora en su interior, lo hace realidad, y envía un poco de su brillo al corazón de quien formuló el deseo.

Pide tu deseo Bruma, y dale a la luna una excusa para iluminar tu corazón con su brillo.

Hoy eres Bruma, hoy eres luna, porque la luna llena puede dar luz a las brumas, convirtiéndolas en un luminoso mar en el que sumergirse.

La luna se puede tomar a cucharadas o como una cápsula cada dos horas.

Es buena como hipnótico y sedante y también alivia a los que se han intoxicado de filosofía.

Un pedazo de luna en el bolsillo es mejor amuleto que la pata de conejo:
sirve para encontrar a quien se ama,
para ser rico sin que lo sepa nadie y para alejar a los médicos y las clínicas.

Se puede dar de postre a los niños cuando no se han dormido,
y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos ayudan a bien morir.

Pon una hoja tierna de la luna debajo de tu almohada y mirarás lo que quieras ver.

Lleva siempre un frasquito del aire de la luna para cuando te ahogues,
y dale la llave de la luna a los presos y a los desencantados.

Para los condenados a muerte y para los condenados a vida
no hay mejor estimulante que la luna en dosis precisas y controladas.

Jaime Sabines

Besossssssss

Ay Anónimo, tienes el relato preciso para cada momento ultimamente… ¿estarás mutando a Jorge Bucay? 🙂

Gracias a todos por vuestras respuestas, es un post muy especial para mi, y lo veréis si leeis entre lineas. Eso sí, posiblemente lo explique un día próximo.

Un abrazo y 2 cápsulas de luna llena. :*

Atónita mirada la de un firmamento estrellado… velado por el impulso de lo reafirmado… de la proyección de lo pretenciado… que no desgasta en lo olvidado… sino que anticipa lo esperado… lo deseado… alimentando un reflejo interior… que se dibuja al mundo… emergiendo en fuego y piel… para atraer las caricias del viento nocturno… mirando una noche que apenas se atrapa en su belleza…

Hola Bruma, soy simplemente una viajera q ha llegado a parar a tu blog, quiero que sepas q he estado leyendolo mucho y tu forma de escribir … de relatar.. de sentir … realmente es hermosa, te escribo aqui donde llege a perderme entre las letras y sentir más alla … en luna… aunque todavia me falta mucho por leer en tu blog, espero que no te moleste.
Gracias por expresarte… y más aun por compartirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.