18 Mar 2009

Archivado en En Libros, Podcast | 7 Comentarios

Podcast: Poema XX de Neruda

golden_eyes_by_hannahhavoc
Image by hannahhvoc

Esta semana traigo al podcast el que era mi poema preferido cuando era niña. Veinte poemas de amor y una canción desesperada, de Neruda, era un libro básico en mi casa, tanto que incluso teníamos varias ediciones.

El que hoy leo para el podcast es la melancolía hecha poema y pocas más palabras necesita para introducirlo.

¡Espero que os guste!

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.»

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
¡Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos!

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

¡Qué importa que mi amor no pudiera guardarla!
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Yo no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise..
Mi voz buscaba al viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

Pablo Neruda, poeta chileno (1904-1973)

  1. Mónica says:

    que bonito es… es el favorito de mi mamá… de niña me leía y me leía completo ese libro… prácticamente me lo se de memoria…

    muchos recuerdos… me gusto mucho 🙂

  2. Este libro que mncionas no entro en mi casa hasta que a los 14 años mme interese por la poesia, no fue un amor profuundo ell mio con el aarte del verso, fue más pasional y efimero, pero, como todos los amores, siempre queda un pedacito en eel corazón. bicos a moreas preciosa

  3. Sabías que es mi poema favorito de Neruda? ^^ Me ha encantado!
    Love u

  4. La mujer sonriente says:

    Me ha gustado mucho cómo lo has leído… eso sí, me ha parecido un poquillo triste.

    Te quiero vocecilla =)

  5. Mónica: Veo que el libro también ha tenido un gran protagonismo en tu casa y me alegra mucho que te haya gustado. :)*

    An: Debes ser un hombre de pasiones. A mi cuando me empieza a gustar algo, también me da la pasión. 🙂 Moitos bicos, An.

    Black Lady: Pues ha sido casi casualidad porque ya era mi preferido hace años. Cuando tengas sugerencias, ya sabes eh! 🙂
    Lov u 2.

    Mujer sonriente: Es muy melancólico, triste quizá, como a veces la vida… Pero también refleja el pasar de una página, para no anclarse en lo que fue, y seguir adelante.
    Lov u gonita.

  6. Me encanta, realmente me llega mucho ese poema, es tan humano y tan sensible que se agradece mucho que nos lo hayas recordado a los que ya lo conocíamos (pero releemos con la misma intensidad que la primera vez) y que se lo hayas descubierto a los que aún no tuvieron el placer de sentirlo. Me llevo una alegría guardada en la manga, gracias. Un abrazo Brumita 🙂

  7. Alvaro Gutiérrez says:

    Un hermoso poema y la mejor lectura que yo he oído. Lo he escuchado desde hace varios años y siempre me resulta igualmente bello.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *