Categorías
Libros

La tormenta de arena

the_sand_stand_by_gilad
Image by gilad

Casi sin darme cuenta estoy empezando mi tercer libro de Murakami, Kafka en la Orilla, tras Tokio Blues y Cancion del pajaro que da cuerda al mundo. Sin duda es un autor muy particular, de vez en cuando me gusta sumergirme en su universo de personajes insólitos, Japón e historias en múltiples realidades.

Recién empezado el libro encontré esta joya:

“A veces, el destino se parece a una pequeña tempestad de arena que cambia de dirección sin cesar. Tú cambias de rumbo intentando evitarla. Y entonces la tormenta también cambia de dirección, siguiéndote a ti. Tú vuelves a cambiar de rumbo. Y la tormenta vuelve a cambiar de dirección, como antes. Y esto se repite una y otra vez. Como una danza macabra con la Muerte antes del amanecer. Y la razón es que la tormenta no es algo que venga de lejos y que no guarde relación contigo. Esta tormenta, en definitiva, eres tú. Es algo que se encuentra en tu interior. Lo único que puedes hacer es resignarte (aceptarla), meterte en ella de cabeza, taparte con fuerza los ojos y las orejas para que no se te llenen de arena e ir atravesándola paso a paso. Y en su interior no hay sol, ni luna, ni dirección, a veces ni siquiera existe el tiempo. Allí sólo hay una arena blanca y fina, como polvo de huesos, danzando en lo alto del cielo. Imagínate una tormenta como ésta.
( … )
Y tú en verdad la atravesarás, claro está. La violenta tormenta de arena. La tormenta de arena metafísica y simbólica. Pero por más metafísica y simbólica que sea, te rasgará cruelmente la carne como si de mil cuchillas se tratase. Muchas personas han derramado allí su sangre y tú, asimismo, derramarás allí la tuya. Sangre caliente y roja. Y esa sangre se verterá en tus manos. Tu sangre y, también, la sangre de los demás.
Y cuando la tormenta de arena haya pasado, tú no comprenderás cómo has logrado cruzarla con vida. No. Ni siquiera estarás seguro de que la tormenta haya cesado de verdad. Pero una cosa sí quedará clara. Y es que la persona que surja de la tormenta no será la misma persona que penetró en ella. Y ahí estriba el significado de la tormenta de arena.”

4 respuestas a «La tormenta de arena»

Hola, buena reseña de Murakami.
Tengo el librito de Tokio Blues en la estanteria a la espera del momento
en que me decida a leerlo.
Me gusta tu blog, considérame un asiduo.
un saludo y a continuar en ello.
Bye!

Hace años compré un libro por lo poético de su título, Crónica del pájaro que da cuerda al mundo. Desde entonces seguí a Murakami, sus historias melancólicas y sus libros surrealistas. Si te gustó Tokio Blues, te emocionará Al sur de la frontera, al oeste del sol. Y El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas es mi favorito entre sus libros más surrealistas.
Saludos

No tengo el placer de conocer a Murakami pero voy a conocerlo.
La tormenta de arena te llena los ojos y las orejas de arena, es inevitable y la piel recibe miles de golpes microscópicos como agujas… y sales distinto, sacudido y en silencio… amando el silencio…

David: Gracias por tus palabras y bienvenido a mis brumas. Ponte cómodo y siéntete libre de escuchar un cuento o leer alguna historia. Hay te en la nevera, con hierbabuena. Atrévete con Murakami cuando el cuerpo te lo pida, será el mejor momento, ya verás. Disfrutalo! Un abrazo.

Fernando: La verdad es que el título es más que sugerente verdad? Yo le tenía ganas desde hacía mucho y me duró mucho tiempo, por falta de tiempo en aquella época. Su personaje ya se convirtió en algo cotidiano en mis dias. ¿A ver que le pasa al japo hoy?, me preguntaba. Me encantan los autores con estilo propio. Habrás leido a Amelie Nothomb no? Un abrazo!

Tegalita: Es muy particular Murakami, pero también especial. Como le he dicho a Fernando, recomiendo mucho a Amelie Nothomb, que tambien es particular. Hablaré pronto de ella. 🙂
Mágica brujita…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *