Categorías
Batallando con el mundo Desde mis Brumas

Con vuestro permiso…

…hoy me tomo el día libre.
the_rain_that_falls__by_redfraction
image by redfraction

No me apetece ser optimista por un ratito.
Quiero dejar de lado los problemas familiares.
Los emails que no llegan.
El p… curso a distancia que tengo que terminar a marchas forzadas.
Las relaciones y problemas ajenos.
Que me afecte tanto que alguien a quien quiero se ancle al pasado.
Quiero dejar de lado los rencores y la putrefacción del dolor no superado.
Quiero dejar de comerme la cabeza sobre cómo decir algunas cosas.
Los problemas laborales. Mi futuro. Que no me moleste.
No quiero que el trabajo sea lo primero en lo que pienso al despertar.
Quiero dormir bien, y que mi casera me traiga ya mi nuevo colchón.
Fuera esta presión en el pecho, por favor!
Quiero que la melancolía no me domine.
Por un ratito me gustaría ser convencional.
No vivir en la perenne distancia: amor, familia, amigos… ¿siempre elegir?
No quiero energía negativa.
Me cansa. Todo me cansa hoy.
No hay nada horrible. Solo hastío.

Llueve. Y son estos días grises, solo por un ratito, en los que quiero un “sofá”, un abrazo, una caricia, un “no pasa nada, ea ea…”, un cuento, una cena hecha por arte de magia, una mano tendida… Sin tener que esperar… Capricho impaciente.

Por suerte, mañana amaneceré reseteada…
(¿siempre tengo que buscar lo positivo? No decía que de optimismo nada…. ojú….)

7 respuestas a «Con vuestro permiso…»

Creo que solo tienes dos salidas. Salir a la calle y correr hasta que tengas agujetas en los músculos de las orejas (funciona en muchísimas ocasiones) o crear: dibuja, fotografía, relata, musicaliza, o lo que se te de mejor, el momento y lo sentido. Cuanto más ambicioso el proyecto mayor es la catarsis. Mientras se consigue un beso. Quizás no ayude pero acompaña.

“No pasa nada, ea, ea, ea ” Guapa, guapa y guapa =*********

Desconecta para hoy estar un poquito mejor… respira hondooooooooooooo y mucho namasté.
Love you <3

Carla Lucía: Gracias…

Isidoro: El problema es que hago demasiadas cosas! jajaja… Esta noche tengo sesión de creación de podcast, lo mismo me sienta bien. Gracias por el consejo. 🙂

Mujer Sonriente: Inspiro….. expiro….
Lov u, bonita. Namasté. <3

Con mi permiso y el de todos… y mientras tanto, un abrazo mimosín (son mi especialidad), unas caricias en el pelo relajantes, besos por doquier y una mirada que refleje que todo pasa…
Ánimo!

Disculpa, hace unos meses que leo lo que escribes, escucho tu musica y tu principito.
No se si es una postura, un personaje o realmente eres así, pero con este “pedido de permiso” me confirmas lo que pensaba: eres muy INOCENTE. La presion en el pecho es angustia. Yo te doy todos los permisos, (si es que a mí tambien me lo pides… ) Permiso para que el resto te importe NADA, para que los “problemas familiares” sean de tus familiares, no tuyos. Que las relaciones y problemas ejenos sean AJENOS, no tuyos; no te hagas cargo, no sirve de nada, no mejora nada y solo te angustia. No se trata de ser egoísta, se trata de ser objetivo, maduro y practico; de ahorrar energía para lo que en realidad sirve: para terminar el curso a distancia, para resolver los temas laborales y vislumbrar el futoro. Yo te doy permiso y no solo por un día…

Sula: Mmmm…. que buenos tus mimos… lo del pelo me deja frita!
Todo pasa, si, todo, bueno y malo. Un abrazo grande!

Ana: Lo primero, bienvenida a este lado.
Vaya Ana, tu respuesta me ha llegado bien directa. Al principio cuando leí lo de Inocente y en mayúsculas, noté algo de agresividad. Y te reconozco que pensé que después vendria alguna crítica, que es también habitual en un blog. Pero realmente puedes tener razón, quizá se me pueda calificar alguna vez como Inocente. (no se si mucho, como dices! jaja…..)

Lo del permiso es una forma de hablar. Es como decirle al mundo, y a mi misma de manera subyacente, que por un ratito no me apetece ser la optimista de costumbre (aunq mientras lo digo una vocecita me diga bajito: mañána todo habrá pasado).

Tienes toda la razón sobre los problemas ajenos. No me los hago tan “míos”, como tiempo atrás, pero soy consciente de que aún me queda un camino. En fin, la consciencia es el primer paso.

Hoy he dado un gran achuchón a mi curso, he relativizado en el trabajo y me he planteado cuidar mi energía. Luego te he leído, y he sonreido al terminar de hacerlo.

Gracias por tu permiso, por tu comentario y por compartir conmigo desde el otro lado.

Un abrazo, Ana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *