Categorías
Las Vidas de Bruma

Las Vidas de Bruma: Pintora

painter-by-theprodiqy.bmp
Image by theprodiqy

Y hablando de pintar… hoy no quiero más que ser pintora

Captaré la belleza de la Vida que me rodea con mi pincel, creando universos personales que reflejen la particular visión de mis sentimientos, de mi percepción, de mi confluencia con el entorno.

La luz se reflejará en mi paleta de pintura, donde los colores brillan sugerentes, me tientan, me miran… y con mi pincel desfloro la virginidad de mi lienzo en blanco trazando las líneas de mi alma, los hilos de los momentos, las espirales de la ilusión, el pálpito de la vida traducido a colores.

En ocasiones, cuando hay luna llena, me gusta pintar con las manos… dejarme llevar y cerrar los ojos para fluir con cada trazo, dibujando con mis pies las huellas de mi sensibilidad, la sensualidad de una caricia, la etereidad de un beso.

Y así seré plasmaré las brumas en un lienzo, pintaré el mar con agua de mar, capturando la esencia oceánica. Seré lienzo, seré color, vida, trazo... Y el trazo, el lienzo, el color… será Bruma…

Y tú, ¿qué pintarías esta semana?

7 respuestas a «Las Vidas de Bruma: Pintora»

Pintaria el agua Bruma, esta semana el agua sin duda alguna: nos limpia, nos quita la sed, nos purifica, nos alivía, nos relaja, la sientes… Y sería azul, azul mediterraneo, tranquilo y sosegado. Así sería esta semana.

Si tuviera que pintar algo esta semana…

Me pintaría a mi con alas, mirando con miedo al cielo.
El cielo sería negro, tormentoso. Y en un costado del cuadro, casi imperceptible, habría un pedazito de cielo claro, color indigo.
Abajo de mis pies, cemento. Y raices saliendo de mis pies, bajando a mil submundos que existen debajo del cemento – tierra.
De mis manos, caidas por cansancio (al igual que mis hombros) también saldrían raices entrecruzadas, nada es claro en mi cuadro. En mi mano izquierda sonstendría un corazón sangrando, encerrado y muerto por las raices que atrapan mi cuerpo.
Mi cara estaría cortada en dos partes. En una parte sonrío, y en la otra lloro, siempre mirando al cielo.
Mi pelo está desordenado, lleno de tierra.
Y finalmente, de mi muñeca derecha, caerían gotas de sangre que tiñen el cemento y se van entre las raices cubriendolas todas.
En el costado derecho hay gente llorando, vestida de luto.
Y en el costado izquierdo hay un pajáro muerto.

Ese sería mi cuadro. Que alegre ¿no? jaja.

Un abrazo.

Yo también sería pintora, ya que es una de las cosas que más me gusta hacer, me desahogo, me tranquiliza, me relaja …. Plasmaría una de las cosas más bonitas … la sonrisa de un niño aún a sabiendas de que lo haría mal, pero eso reflejaría nacimiento, alegría, inocencia, ternura, cariño, amor, deseo ….

Pintaría, Bruma, una barriga que va creciendo por momentos, y una gran cara de sorpresa ¡Oh!, al comunicarle el ginecólogo a esa portadora de la barriga lo siguiente:

¡Enhorabuena! Son gemelas.

En ese cuadro imaginario, los nombres de las susodichas serían Alegría y Virginia, aunque también anda por ahí una Aurora. Ya vería, ya vería…

Seguiría pintando sus perfiles, rubias con tirabuzones y caracoles, con largas pestañas como su padre y la mirada y sonrisa pícara, con su afán de superación, su esfuerzo, su ecuanimidad y equilibrio.

Sobre todo con el enorme corazón que sólo es perteneciente a las grandes personas y como no, traviesas, malillas, que hagan trastadas, que pinten las paredes con plastidecor, que peguen la plastilina debajo de la cama y los chicles… que se urguen la nariz… (bueno, esto no), que se pinten toda la cara con el pintalabios rojo pasión, que el rimel lo utilicen a modo de pincel…

En fin, ese tipo de cosas n.n

¡Besos para todos!

Y que cuando crezcan esas niñas, se dejen mensajes en el espejo del baño con el mismo pintalabios rojo que usaban en otros tiempos.

Me metí en tu cuadro, Bel, je, que sea una fotografía entonces.

Yo me metí facilmente en veustros cuadros, qué buenas descripciones…
Yo esta semana, pintaría una enorme habitación, en la que hubiera una cama gigante, con esas cortinas de gasa alrededor, donde entrara vagamente el sol… y cerca de la cama, una gran bañera de espuma, en la que sumergirme y relajarme, en la que pasar el tiempo junto a un libro. Al otro lado de la cama, esa persona, sonriente, mirándome fijamente, sabiendo que todo está bien. Ése sería mi cuadro imaginario para esta semana.
Mil besos!

Vaya panda de artistas!!

Tronan, ay el agua el agua… ^.^

Carla, me has dejado en estado de shock con tu cuadro, me parece a mi que voy a quitar el negro de tu paleta de pintura…
Mira, yo te pintaré un cuadro en el que estemos las dos remontando el vuelo hasta ese cielo precioso que se abre entre las nubes. Sonriendo, con los ojos muy brillantes llenos de ilusión, simplemente por Vivir… Tus alas azules y mis alas blancas surcando los cielos…
Un abrazo alado, tesoro.

Galleguiña, qué dificil pintar la sonrisa de un niño pero cuantas cosas abarca verdad? 🙂 Preciosa imagen… digna de un gran corazon…

Bel, que bonito, ya me has puesto maternal, como si no lo estuviera suficiente… Que preciosas seran tus niñas, como saquen un poquito de ti, que se prepare el mundo,… Conquista pirata!!!
Jugarán con mi pequeña Bruma? 😉

Carla, me encanta esa imagen del espejo! :*

Suli, ay tu cuadro que tentacion… me pido yo uno igual… Pero que la ventana tenga vistas al mar… Una gran pradera que lleve a una playa… Y despues de ese baño, esa siesta, ese revolcón con el de la mirada sexy, un paseito por la arena, un baño en el mar, una caricia de la hierba fresca.

Con vosotros da gusto pintar… ¿no se anima nadie mas?

Un abrazo manchado de pintura!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.