Categorías
Libros Retazos

Conocerse es el relámpago…

in_the_light_by_ellany-custom-2.jpg

Yo no necesito tiempo para saber cómo eres:
conocerse es el relámpago.
¿Quién te va a ti a conocer en lo que callas,
o en esas palabras con que lo callas?
El que te busque en la vida que estás viviendo,
no sabe mas que alusiones de ti,
pretextos donde te escondes.
Ir siguiéndote hacia atrás en lo que tú has hecho,
antes, sumar acción con sonrisa, años con nombres,
será ir perdiéndote. Yo no. Te conocí en la tormenta.
Te conocí, repentina,
en ese desgarramiento brutal de tiniebla y luz,
donde se revela el fondo que escapa al día y la noche.
Te vi, me has visto, y ahora, desnuda ya del equívoco,
de la historia, del pasado, tú, amazona en la centella,
palpitante de recién llegada sin esperarte,
eres tan antigua mía, te conozco tan de tiempo,

que en tu amor cierro los ojos, y camino sin errar, a ciegas,
sin pedir nada a esa luz lenta y segura
con que se conocen letras y formas

y se echan cuentas y se cree
que se ve quién eres tú, mi invisible.

Pedro Salinas
“La Voz a ti Debida”
(versos 388 a 424)

11 respuestas a «Conocerse es el relámpago…»

El Vendaval agrieta convicciones… arrasando.
Eclipsa la ortodoxia de lo vencible, del letargo.
Son quebradizas las creencias frente al impulso escandaloso, poderoso, insultante, vertiginoso e incluso desafiante de la Emoción!!!

Uff, Salinas es genial. Gracias.

Hasta la próxima 🙂

Cada vez que paso un tiempo sin entrar a internet, paso un tiempo sin entrar a tu blog, Bruma.
Cada vez que paso un tiempo sin entrar a tu blog, me pregunto por qué no lo he hecho. Por suerte todo queda escrito, aunque me hubiera gustado compartirlo en el momento.

Sobre este posteo…que palabras que me han llegado, sin dudas. Voy a releerlas algunas veces más, y las sentiré mias, estoy segura. Gracias por compartir este tipo de versos.
Deberé leer el autor para sentir más aún.

Te mando un abrazo grande, muy grande.

…son esos momentos… en los que el alma se rasga… se abre dando paso a todo aquello que se encierra… y en ocasiones se oculta… se para el tiempo… la respiración… arde garganta… los ojos se desaparecen de la realidad… para adentrarse en el alma… se sumerge el pecho en la inercia… parándose… durante unos instantes que parecen eternos… para volver a latir… hace que cuando volvemos a respirar la cortina que tapaba el alma se entrelace con el viento… expulsando la sensación repentina… para dejarnos desnudos por dentro… sintiendo el hormigueo del nacimiento que germina… sintiéndonos diferentes… asimilando a cada paso… pero siempre avanzando… ya que no existe nada más fascinante que el descubrimiento de uno mismo…

Uauuuuuu, the frail. Amén y Olé!!!

A veces me paseo por este blog, porque sé que escribes a posteriori, y espero a leer tus joyitas. Impresionada me hallo.

Lo importante es llegar a una Conclusión, el resto son consecuencias derivadas de esta, susceptibilidades irónicas de la Decisión, propiamente dicha

Con más de 30… no te gustan ?? 😉

Vaya bel, acabo de pasarme de casualidad y he descubierto este tu comentario. Gracias. Me siento profundamente alagado… y sorprendido…

Gracias por la aportación a este precioso texto…

La calidad y profundidad de un texto no es susceptible del número de palabras del mismo… y no son más bellos aquellos que tienen más o menos… sino los que realmente consiguen expresar todo aquello que sienten… espero que esto responda a tu pregunta… aunque en este caso mis dedos se pasean en la lectura de las palabras de un precioso libro… que calma mi alma… y expresa sin palabras… 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *