Categorías
Desde mis Brumas

La Experiencia Bola

Hoy os voy a hablar de un descubrimiento que hice recientemente y que, aunque parece muy simple, para mi significó mucho. Cuando se lo comenté a mi hermana me dijo que ella también lo había hecho, es más lo veía como normal, aunque para mi no lo era. Lo he llamado la Experiencia Bola, y es muy simple…

lost_by_meiuqer.jpg

Os voy a decir lo que yo hice. Dado que tengo problemas de espalda, a menudo hago estiramientos de cervicales antes de dormir, sobre todo cuando estoy estresada. Me arrodillo, apoyo la cabeza frente a las rodillas y me desplazo hacia delante rodando sobre la cabeza y estirando así la nuca y la columna. Un dia en que estaba especialmente agobiada sentí el impulso de abrazarme a mí misma, de estar cerca de mi, y me quedé arrodillada, abrazando mis tobillos, con la cabeza apoyada en el suelo frente a las rodillas…. Hecha una bola.

En esa postura estás físicamente lo más cerca posible de tí mismo. Imagino que confluyen muchas energías, son cosas que siento e intuyo y todavia no puedo explicar técnicamente. El caso es que si necesitas llorar, lo haces, y aquel día lloré mucho, me serené, y me calmé. Me sentí una, integrada… Todas las energías, desazones y dilemas, fluían dentro de mi, así lo sentía y ello me hizo conectarme más.

Mi segunda experiencia bola fue este jueves y desde ese día tengo ganas de escribirla, pero por problemas laborales, no he podido. Fue un día de sobrecarga emocional y casi sin darme cuenta me quedé sin energías. Lo fui notando poco a poco, pero a medida que me invadía el cansancio me fui convirtiendo en un autómata con lágrimas en los ojos, caminando entre las personas consumistas que invadían el centro de la ciudad.

Cuando por la noche llegué a mi casa sólo quería hacer una cosa, algo que NECESITABA. Entré en mi cuarto, encendí mi vela de sal y puse música de bosque en otoño, que me aislase de los ruidos externos. Respiré profundamente y me arrodillé, formando una roca en la que me refugié.
Seguí respirando y me sentí increiblemente cerca de mi, algo indescriptible. Me hablé (nos hablamos poco….), me arrullé… Lloré de nuevo y sentí esa energía fluyendo, volviendo a recargar mis baterias.

Tras ser bola por un ratito, me senté e hice una relajación, centrandome en los canales de energía y hasta me atreví a entonar algún mantra. El caso es que tras una media hora, poco tiempo para el total de un día, conseguí “palparme” emocionalmente.

Estamos tan cerca y tan lejos de nosotros mismos que cuando conseguimos sentir nuestra esencia vivimos un momento privilegiado.

Y tú, ¿te haces bola?

PS: Siento que he desnudado una parte de mi… : /

10 respuestas a «La Experiencia Bola»

mi niña..sí, yo tb lo he hecho, y estoy de acuerdo..nos hablamos poco, nos abrazamos poco, nos olvidamos de oir a nuestro propio cuerpo cuando, a menudo, casi nos grita..yo decidí hace tiempo que si no puedo parar al mundo cuando nos envuelve y afixia, al menos voy a permitirme el lujo de darme 5 minutos cada día para cerrar los ojos y no hacer nada..a veces tenemos tiempo libre y no sabemos disfrutar de éso..de hacer simplemente nada..mundo loco =) tq

Esa postura es… especial, cómoda en cualquier elemento. No me había planteado lo de las energías, pero ahora quizá me explico un poco mejor las cosas.
Espero que esas lágrimas guardaran algo bueno o llevaran a ello.
Mil besos!!!

Esa asana de yoga es muy buena, y la sensación mejora notablemente cuando, una vez apoyada tu frente en el suelo, vas rodando la cabeza hacia atrás lentamente, simultaneamente levantando las nalgas. Te quedas de cuatro pero con la espalda bien estirada, hasta donde se pueda, lo que relaja los músculos increiblemente, luego regresas a tu posición inicial. Todo esto hay que hacerlo lento, sintiendo cada músculo estirarse y relajarse. ES UNA DELICIA!!

Te mando muchos besos!!! (:

Conozco la sensación de la que hablas de “quedarse sin energías” en el aspecto emocional. Yo lo comparo a la famosa “pájara” que le da a los ciclistas en medio de una subida a la montaña, aunque se haya hecho ese mismo camino con el mismo esfuerzo otras veces. Se llega a un punto en que no se puede más cuerpo y mente dejan de responder.

Probaré lo de la bola. Abrazarnos a nosotros mismos es algo necesario y que pocas veces hacemos. Ya te contaré.

Saludos…

Especifico una cosa…
La postura de la que hablo que hacía como estiramiento es la que describe Elle, y la recomiendo sin duda.

Para mi no es la postura fetal dado que es como si te cubrieses a ti mismo, te resguardases, y ademas tienes contacto con la tierra.

Gracias por compartir vuestra visión de las cosas. 🙂

Feliz fin de semana…

PS: Caminante, espero que de veras me cuentes eh! 🙂

ayer no pude convertirme en bola…hoy tampoco y buena falta que me hace….

un beso triston cielo….
te quiero mucho..
sé feliz esta noche….que yo tambien lo voya intentar…..
Y LO VOY A CONSEGUIR ¡¡¡

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *