Categorías
Musica Pensamientos Semanales

Pensamiento Semanal: Asertividad

me_by_charrr.jpg

Esta semana vamos a explorar una vía poco frecuentada: el camino de la Asertividad. Es difícil definirla (y muy simple, como casi todo lo esencial), pero podríamos decir que es la capacidad de expresar tus sentimientos, ideas y opiniones, de manera libre, clara y sencilla, comunicándolos en el momento justo y a la persona indicada.

La asertividad es un estado emocional que propicia la conducta positiva. Cuando somos asertivos, estamos seguros de nosotros mismos y por ello argumentamos defendiendo nuestra postura, basada en nuestras creencias, y no en juicios ajenos. Sacamos nuestro verdadero yo, de manera instintiva, sin perjudicar ni ofender a los demas, planteando nuestra postura en el momento apropiado, aceptando la individualidad de quienes nos rodean.

Siendo asertivos, no tratamos de manipular a los demás para que piensen como nosotros, ni por supuesto nos dejamos manipular, simplemente porque creemos en nosotros mismos.

La asertividad está en nosotros, en muchos dormida, pero debemos despertarla para sentirnos más auténticos y realmente aceptados por nosotros mismos.

Esta semana…. Mírate adentro, escucha a tu Yo interior, y plantéate si te consideras capaz de expresar sentimientos, deseos y opiniones de un modo adecuado a cada situación, respetando esas conductas en los demás.

Una deliciosa canción…

Más…
Definiciones múltiples de asertividad (muy interesante)
Gracias querido Tronan por este enlace!!

7 respuestas a «Pensamiento Semanal: Asertividad»

Siempre la he considerado, junto a la empatía y la sinceridad, una de las mayores virtudes, quizá porque es una mezcla de ambas, ¿no? Ser sincero con uno mismo y con los demás, a la vez que somos capaces de ponernos en la piel del otro para defender nuestros argumentos y respetar los de los demás.
Me encanta el pensamiento semanal… como siempre.
Mil besos!!

Me ha encantado la definición que has dado de asertividad. Yo lo que peor llevo es la selección del momento: cuando ya he pensado lo que voy a decir, a quien y como lo voy a hacer, me cuesta mucho contenerme cuando la persona a la que voy a hablar no tiene su mejor día. La paciencia no es mi mayor virtud, vamos 🙂

Saludos…

Prometo practicar la asertividad…

No es que me cueste expresarme (de hecho soy bastante buena en eso). Pero sí me cuesta escuchar lo que realmente quiero, y ser consecuente con eso.

Un abrazo, y gracias por permitirnos reflexionar sobre nosotros mismos.

Muchas veces no se trata de ser capaz de expresar todo aquello que guardamos como un pequeño tesoro en nuestro interior y mostramos con cuidado, se trata de que aquellos a los que se lo enseñamos sean capaces de valorarlo o respetarlo. Creer en uno mismo sin la aceptación de los demás puede variar en individualismo o en aislamiento, o traducirse en desconfianza pudiendo generar la conducta conformista de intentar agradar a los demás sin valorar lo que realmente somos y de no implicarse realmente en nada. Desde mi punto de vista todo esto tiene que ver con la integración social, lo que muchas veces se confunde en ser como esperan que seamos, en vez de respetar lo que realmente somos… de qué sirve la comunicación si no genera retroalimentación…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.