Categorías
Pensamientos Semanales Psicoanalizando

Pensamiento Semanal: Desarraigo

Esta semana, el pensamiento semanal será un poco más elaborado y espero os invite a reflexionar, os toméis un ratito para vosotros mismos y os planteéis una serie de cuestiones de las que hablaremos.

El tema, que como os comenté, también tratará mi colega Océano Difuso, es el DESARRAIGO o DESAPEGO.

En primer lugar, ¿a qué llamamos desapego?

El desapego podría definirse como “carencia de sed”. . Imagínate a alquien que tiene sed y a quien no la tiene. Observa mentalmente la diferencia. ¿En cual ves paz, tranquilidad, seguridad y en cual lo contrario? Ahora observa el mundo, la infelicidad que hay en torno y dentro de ti. ¿Qué la causa? La situación económica, la soledad, el desamor…?

Esa infelicidad se lleva con uno mismo y a menudo nos vemos incapaces de escapar de ella. Forma parde de nuestra programación mental, son nuestras creencias; esas que nos parecen tan lógicas que ni siquiera sabemos hasta qué punto nos esclavizan.

El Apego es una vinculación compulsiva a una cosa o persona determinada, originado por la creencia de que sin esa cosa o persona, no es posible ser feliz.
Por ejemplo: queremos a alguien y no contemplamos la vida sin esa persona, sufriendo de angustia y frustración si ese amor no es posible.
Otro ejemplo, queremos llegar a un determinado lugar o posición social en la vida y nunca nos basta.

El apego es un estado emocional que tiene dos extremos, uno positivo y otro negativo. La parte positiva es el estado de placer y la emoción que se siente cuando se logra aquello a lo que se está apegado. La negativa es la sensación de amenaza y la tensión que lo acompañan, lo que nos hace vulnerables al desorden emocional y amenaza constantemente con hacer añicos nuestra paz.

Simplemente observa: miles de personas viven sin eso que tu supones dueño de tu felicidad; y si revisas tu pasado encontrarás algo o alguien que en un momento dado supusiste insustituible, y que el tiempo te demostró que no era así. Cuando lo has superado ya no te parece tan terrible vivir sin eso o esa persona, ¿verdad?

Las raíces de nuestros apegos se encuentran en: nuestra cultura (que ni es única ni poseedora de la verdad), nuestras ideas personales (y la manía de etiquetar a cosas y personas), nuestras creencias (pudiendo en ocasiones rozar el fanatismo), nuestros hábitos y nuestros miedos.

Los miedos, de los que ya hemos hablado en otros pensamientos, son la fuente principal de nuestras ataduras. Enfrentarnos a ellos determinará en gran parte nuestra actitud ante la vida, nuestro optimismo o pesimismo.
La energía sigue al pensamiento, no lo olvidemos, si el pensamiento es un constante negativo, estamos atrayendo los momentos negativos. Aunque, lo positivo y lo negativo, teniendo su base en la subjetividad, acabarán dependiendo de nuestra óptica.

Os expondré un ejemplo-metáfora. Imaginaos un caracol… Va caminando y se va encontrando en su camino cosas buenas y malas…
Las buenas le nutren, le alimentan y le dan vida, pero al fin y al cabo llegará un momento en que tendrá que dejar marchar algunas de esas cosas buenas (bien por ser perecederas, o finitas o simplemente porque se quedan atrás en el camino).
Si el caracol se aferra a las cosas buenas que se encuentra y no respeta su ciclo vital, frenará su camino y se quedará anclado y apegado a lo que se está quedando atrás. No vivirá otras etapas del camino, y pasará de largo llevando consigo solo lo que ya no tiene sentido, lo que ya permanece al camino pasado.

Las malas debe esquivarlas y las que se encuentre debe tratar de expulsarlas de sí mismo. Piedrecitas, hierbas duras, deshechos,…
Si no quita de su camino lo malo, no seguirá avanzando o si lo hace, será torpemente hasta que no pueda más. Puedes encontrar en tí esas piedras que te hacen daño.

La idea es muy simple, como casi todo lo esencial: la felicidad esta DENTRO DE TI. Cada segundo que pasa tienes en tu mano cuanto necesitas para SER FELIZ y ser feliz no es más que encontrarte a gusto contigo mismo y en paz.
Todas las cosas a las que te apegas y sin las que a menudo piensas que no podrías vivir no son más que tus motivos de angustias. Lo que te hace feliz en un determinado momento no es la situación que te rodea sino los pensamientos que hay en tu mente, tu manera de ver el mundo.

La felicidad y la desdicha dependen de cómo afrontemos los acontecimientos, no de la naturaleza de los acontecimientos en sí (Anthony de Mello)

good-morning-snail-by-halcyonschism.bmp
NOTA: Lamento repetir imagen, pero cuando se me ocurrió la metáfora del caracol no pude evitar pensar en este, que me encanta…
NOTA 2: Espero vuestras opiniones…
NOTA 3: No soy una entendida del tema, he tratado de leer algo sobre ello y exponerlo de la mejor manera posible… Humildemente si alguien sabe algo más o tiene otro punto de vista, espero lo comparta también.


10 respuestas a «Pensamiento Semanal: Desarraigo»

Ahora msmo me siento u n poco emocionada (avaya nochecita llevo)…y estoy algo aturdida…
he leido atentamente este post dos veces…
me lo he tomado como si de una terapia se tratase….
la realidad k me muestra….me daá de lleno en la cara….
me identifico con la primera parte del post….y estoy intentando poner en practica lel final del mismo…
tu lo sabes…
creo k he iniciado el camino correcto a desapego…y la verdad eske me siento mucho mejor…
ahora me toca encontrar eso k tengo dentro….ese encontrarme bien conmigo mismo..
creeme k es lo k mas me va costar….
un beso niña..
tremendo post…

Yo creo que el desarraigo a veces es probocado, pero si, no creo que tu definicón sea mala, lo que difiere del desarraigo y la sed, es que el primero suele ser para siempre, un bico

Fantástico

En esta época de exámenes, cuando me encuentro con mis compañeros, todos coinciden en saludar con un “¡estoy amargado/a!” Ante lo que yo me río y respondo simplemente: “¿Y no es maravilloso que tengas la oportunidad de presentarte a los exámenes para poder ser el dueño de tu futuro? ¿No es maravilloso que, pudiendo decidir no preocuparte, no estudiar, evitar los obstáculos…hayas decidido enfrentarte a las dificultades y aprender con ellas?”
Nos amargamos sin pararnos a pensar que ello es reflejo de nuestro interés por el estudio, de nuestra determinación por continuar el camino que elegimos y nos corresponde.

Debemos ser felices con lo que tenemos aquí y ahora. Todo momento es bueno para empezar a ser felices.

No sé si me he desviado mucho de la intención que tenias al escribir este post, pero es lo que me ha venido a la mente al leerlo.
Enhorabuena por él

Besitos en silencio y entre brumas

Hablando sobre este tema y una relación, alguien me dijo: “Si estoy apegado a ti, es porque estoy inseguro de mí” a menudo se confunde amor con apego, estabilidad con seguridad y tienen puntos en común pero otros muy distintos.

Interesante refelxión. Besos

No voy a discrepar sobre lo expuesto. Máxime porque está argumentado y razonado desde la lógica y el sentido común.
Pero si voy a puntualizar algo.
Vivimos en sociedad, y nuestro fin es establecer distintos tipos de relaciones entre unos y otros.
Creo que una cosa son las dependencias emocionales y otra muy distinta, desarrollar tu individualidad permitiendo que los demás, no la modifiquen pero sí la enriquezcan.
Este tema me despierta las neuronas, tendría para hilar carrete.

Un beso.

Para los que volváis a mirar este post:

Es curioso observar la relatividad de este tema por las diferentes respuestas obtenidas.
Me ha encantado leer vuestros comentarios:
@Fire, el camino es largo, pero dar el primer paso es primordial.
@An, muy interesante diferenciacion.
@Asha, no deja de asombrarme la profundidad y madurez que me transmites. Eres fantastica.
@Ciudad de París, me apunto esa cita, es excelente y breve. Menos es mas, no ?
@Tronan, estoy de acuerdo. Como le decia a Fire, con el primer paso se comienza el camino.
@ Aylandara, me encantaría que hilases carrete así que recuerda que tienes tarifa plana en mi reino, vale?
Me gusta mucho leerte y aportas mucho con tu opinión, razonada y personal.

Gracias a todos los que participáis, a los que reflesionáis al otro lado; vosotros le dais sentido a mi deseo de compartir.

Un abrazo entre brumas.

Un día cualquiera, te detienes y te conmueve una profunda tristeza y cierto agotamiento. Desearías, que en mismo instante, se te cruzara alguien que te conoce sin que debas darte a conocer. Alguien con quien compartes recuerdos y que hace que tu pasado parezca algo más que un sueño borroso.

Pero continúas caminando. Y observas ese cielo de aspecto eterno, mientras te dices que todos estamos debajo de él…

No hay nada más bonito que el apego del amanecer a la aurora, que el apego del abuelo, al parque de su nieto, que el apego de la sonrisa al rostro de quién la añora…

No hay nada más bonito que el apego a las palabras, a las lágrimas de seda que produce la nostalgia, que supone el desazón de saber… que se puede querer, sin tener

Vaya, que quiero estar apegada, no, apegadísimaaa

Buen Post 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *