Categorías
Desde mis Brumas Musica

Desazón

No hay nada más descorazonador que la distancia prudencial y obligada de alguien con quien has compartido tanto. Tanto en niveles cotidianos, como espirituales, me genera profunda desazón.

Sentir esa lejanía de quien has sentido tan dentro de ti me acerca a la nostalgia. Es un “no fue porque no tenía que ser” mezclado con un “el tiempo pasará y quién sabe”. Son caminos que se cruzan. Caminamos juntos, a veces 7 años, a veces 1; y quizá revoluciona más un mes con una persona que varios años con otra. Sin embargo, lo importante es lo que queda en nuestras vidas tras esas personas, lo que despertaron en nosotros, lo que compartimos.

Dejar volar es difícil, pero hacerlo sin melancolía es una odisea. Permanece la consciencia de que es lo mejor para todos; seguir caminando, a veces más lejano, en silencio.


There’s so much noise to hide that truth
There’s too much light to hide the shapes
That I can’t even hear my beat
And I just need us to be silence…

12 respuestas a «Desazón»

Cuando te leo me siento muy identificada, porq utilizas otras palabras para sentimientos que yo tab siento, yo a tu desazón la llamo siempre: desasosiego.

Pero como tu dices quedarse con lo compartido y seguir CAMINANDO.

Espero que tu desazón hoy no sea tan profunda. Un abrazo.

…como entiendo y comparto tus sentimientos…como hay personas que pueden marcarnos tanto,compartiendo poco(tiempo) pero tan intenso…cuesta mucho desprenderse…y volar mucho más, si no soltamos nuestras “cargas”…besitos…preciosa reflexión

Gracias Eva, Gracias Ale.
Me gusta sentirme acompañada.

Eva: es una palabra que utilizo menos, pero es muy apropiada, desasosiego, intranquilidad al fin y al cabo. Siempre caminando, “moving, all the people moving…”
La desazón pasa, claro que sí, porque seguimos caminando. Un abrazo, Eva.

Ale: si soltamos las cargas volaremos más alto, así que adelante!
Tengo una anecdota sobre las cosas de las que desprenderse. Cuando dejé mi casa y estaba de mudanza me agobiaba por cosas que no quería tirar pero no me servian de nada. La madre de mi mejor amiga, que nos ayudó con el traslado, me dijo que ya tenían experiencia en mudanzas y cuando les pasaba eso le hacían una foto al objeto y lo tiraban. No es mala idea no? 🙂
Un abrazo y un feliz día para ti, ale.

Entiendo lo que sientes…

Quizás por eso quiero compartir contigo algo que quizás te sea útil para asimilar mejor situaciones así:

-No olvides lo vivido, lo compartido junto a esa persona; si ocupó el lugar que ocupó es porque te dio motivos para que se lo concedieses.

-No cuestiones el motivo que te apartó de esa persona; fuese cual fuese, algunos de los dos (o ambos) necesitaba esa distancia para ser feliz.

-La vida te ofrece todo lo que necesitas en el momento adecuado, no te cierres a lo que no controlas, no cierres puertas “para siempre”. Cuando las personas que no están deban volver a tu vida, volverán, deja que el tiempo pase y las condiciones cambien; si llega ese momento, disfruta de la oportunidad de empezar de cero, sin pretender recuperar o mejorar el pasado.

Es difícil enfrentarse a esa sensación, pero a mi me ayuda tener presente esos 3 pensamientos.

Sonríe anda!

Un abrazo!!

Mujer Sonriente: =*

Inguz: Mi pequeño sabio, me encanta escucharte. Estás llenito de razón y estoy contigo en los tres aspectos. Es la parte racional que habla en mi. Sonrío, no lo dudes y te acompaño.
Este post aunque melancólico, no es más que un sentimiento transmitido, lo que hacemos con él, está en nuestras manos, como bien dices.
Un abrazo, amigo.

es muy dificil a veces, porque los sentimientos y recuerdos ahi estan, pero hay que pensar positivamente, ilusionarse con lo que esta por llegar, y no dar vueltas en exceso a lo que ha quedado atrás. Cuesta mucho, pero si se le pone empeño, no es imposible. ¿Porqué dejar pasar el tiempo anhelando y pensando en el pasado, y en hipótesis alternativas de lo que ya sucedió? vive cada segundo de tu vida, intenado vivir como quisieras, y empapándote de los buenos momentos junto los que estan a tu lado en el ahora.
un abrazo muy grande Bruma.

Hola Abril.

Gracias por tu comentario, me gusta verte por aqui. No vivo en el pasado, no lo dudes, a pesar de que la melancolia a veces me visite. Vivo cada segundo, exprimiendolo como una mandarina. 🙂

Un abrazo tesoro.

lo importante es lo que queda en nuestras vidas tras esas personas…

Es cierto. Uno puede separarse de muchas personas a lo largo de la vida, pero las que nos tocaron algo en el alma, de alguna forma siempre estarán. Duele que después de tantas cosas compartidas uno no puede ver casi nada…
Pero si fueron tan importantes, algo de esa persona quedó en nosotros. Y si es bueno, hay que guardarlo como un tesoro, no para vivir de recuerdos, sino para aprender.

Un abrazo con mucha fuerza, Brumis, que no te ahogue, pero te acompañe.

Carla, preciosa, me encanta encontrarte de nuevo. Tu lo has dicho pequeña sabia, lo guardamos, envuelto en melacolía, porque supone un aprendizaje, algo que llevamos en la maleta por un motivo.

Gracias por tu abrazo, pequeño ángel.
:*

La vida es elegir y asumir lo elegido. Que nos visite la desazón, vale, lo comprendo perfectamente.
El tobogán de la desazón…
Entonces cuando ocurre, a veces, la visita de la nostalgia, me digo a mí misma que yo he elegido estar así. Por mi bien.
Aguantar situaciones pasadas porque sí no es plan.
Soy presente, el pasado quedó atrás (para bien, para mal) y miro hacia delante. He elegido.
Salud. 🙂

Nandara: Elijimos para nosotras y somos conscientes de ello. Eso es muy grande. Si vienen la desazón, la melancolía o la nostalgia, les pondremos un café con pastitas y ya se irán. 😉
Salud. Namasté.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *