Categorías
Desde mis Brumas

La inocencia perdida

Atrás quedo el palpitar de los sueños azules, los bucles dorados de la inocencia cayendo sobre hombros soñadores, envueltos en tímidas sonrisas…. Fantasías, nubes rosas, esperanzas, confianza, creencias ciegas, canciones de amor eterno, flores rojas,…

how_can_you___by_splucy.jpg

¿Donde estará mi inocencia perdida?
¿Estará cogida de la mano de mi romanticismo?

8 respuestas a «La inocencia perdida»

Pienso que una vez muertos el romanticismo y la inocencia con los que nacimos es posible que nazcan en el mismo lugar otro romanticismo y otra inocencia aún con más fuerza, con más experiencia, más reales. Un abrazo 🙂

La inocencia perdida…que tema que me fascina.

Te recomiendo una peli al respecto: El pozo (es italiana, cine independiente).

Yo creo que cuando la perdemos, ya no se puede volver pa’ atras. Pero sí se puede trabajar para conectarse con la niña que fuimos, con la inocencia, la capacidad de asombro, el amor en su estado más puro. Eso sí es posible, y es tan lindo!

Te mando un abrazo grande.

y a volver a las raices…que es muy importante.

@Blasfuemia… el romanticismo… ausente… por momentos…

@ Vic, que preciosa respuesta, me ha llegado al alma… gracias…

@ Tronan, si, no te falta razon, pero no iba por ahi…

@ Clara, si, no corren buenos tiempos para los soñadores 😉

@ Carlia, no se q seria de mi sin esa niña, que lucha por conseguir lo q quiere, que es caprichosa y por ello no se rinde y busca su bienestar.
Las raices son vitales, estas llena de razon. 🙂

Un abrazo para todos, y gracias por estar.

Pues no se donde estará, pero si en tu búsqueda ves la mia por casualidad dímelo. Creo que durante el último año he tomado demasiado contacto con la dura realidad del día a día. Ahora intento recuperar ilusiones, pero desde una perspectiva diferente que antes. Los jirones del alma desgarrada son difícil de reparar y aunque pongamos parches, es difícil que no se noten los remiendos

Espero que te animes… muchos besitos

…en los pálpitos de la carencia se esconde inconformista a los ojos de la templanza… buscando deseos de serenidad abocada a la exploración idealista de los encuentros pasajeros que se ocultan en los nombres de tus ojos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.