Categorías
De todo un poco Musica Sentimientos

Canta

https://wsbeorchids.org/2022/jpr9mirmc Si cuando estás contento, cantas.
¿Por qué no cantas para estar contento?

http://montymontgomeryart.com/nag2qegkjo
Image by Wisekumagoro

https://tresata.com/8plvam3na

Categorías
Musica

Hacia lo salvaje…

Con todo lo que gustan los animales, este video me conmueve. Y el nuevo disco de Amaral cada vez más me engancha y acompaña a mis gorgoritos en el coche….

¡feliz domingo! Ya voy volviendo… ^.^

Categorías
El mundo a mis pies En mis ojos Mapas y Maletas

Bruselas y yo

Bruselas fue uno de los primeros lugares que visité por trabajo hace un año y medio, el único en el que me sentí https://eclecticcloset.ca/2022/09/yj55tfa2l insegura recorriendo sus calles. Hay algo allí que no me gusta, quizá algo energético, la arrogancia francoparlante o el que se crean el corazón de Europa.

La semana pasada visité la ciudad por tercera vez, con https://velvet-avocats.com/acqacrfaq dos nuevos incentivos. Uno: mi cámara de fotos nueva, dispuesta a ayudarme a conservar pequeños momentos y situaciones. Dos: mis ganas de encontrar la cara bonita de Bruselas.

Como balance final puedo decir, que sí, me gusta un poco más que antes. He visto más caras de la ciudad y hay muchas zonas que adornan con flores y poseen una arquitectura muy característica. Sin embargo, sigue presidiendo el ambiente una cierta tristeza empapada de Cheap Tramadol Online desencanto. Un intento por gustar, que no lo consigue.

https://sunsportgardens.com/vxj4vkza99t Bruselas tiene mucho potencial, aunque por el momento no enamora. Amberes sigue siendo la ciudad alegre de Bélgica, aquella a la que tienes ganas de volver, ir de compras, cenar o pasear. Turísticamente podrían hacer mucho más en Bruselas y por lo que he visto entre la primera y esta última visita, ya lo están haciendo, pero despacito.

Me quedo con los pequeños rincones, la arquitectura y el delicioso https://tresata.com/cav0l7dcq aroma a chocolate y gofres de las calles del centro. El chocolate belga es sin duda el que más me gusta y ese gofre empapado en ese manjar fue uno de los pecados más deliciosos que he cometido en las últimas semanas. 🙂






Categorías
Batallando con el mundo Desde mis Brumas Musica

Sentidos y sensibilidad


Image by YangY

Hay días como hoy en los que no dejo de percibir los sentimientos como un https://vavasseur-antiques.com/b5y546zycar caudal incontrolable dentro de mí. Esa batalla entre la razón y la emoción parece perdida por hoy. Es tanto lo que no podemos abarcar. La https://www.topnewsphil.com/h9h2nm3me paciencia, la cautela, la comprensión, deberían ser las mejores consejeras.

Hay días en los que hay tantas cosas sin palabras en la Tramadol Cheap Online invisibilidad que te rodea, que simplemente debes dejarlo pasar. Que venga, sentirlo, y que pase. Son quizá momentos de consciencia más profunda que a una persona emotiva la pueden alterar más que a otra.

Sentir la edad, la madurez, la inquietud. El sentimiento de un https://10rate.com/tbpmtc3h7vw hogar que no está más que en mí misma. La pertenencia, el desapego, la rebeldía, la inmadurez y el capricho de querer esconderme entre los brazos de mi madre, como si no hubiera pasado nada. Pero sí pasa.

Pasa. Pasa que https://www.troimail.com/blog/cruwy7hplg solo tengo un camino; los hilos de la vida se entretejen como telarañas; algunas personas se alejan; las echas de menos; unas volverán y otras no. Pasa que solo soy responsable de mis circunstancias. Pasa que https://wsbeorchids.org/2022/s4etw6v8l2 los lazos no entienden de distancias y que éstas son la tónica de mi vida. Pasan. Las decepciones, la melancolía, la vida frondosa y los momentos de sequía.

Pasa el tiempo sobre mí, mi barriga se revuelve ante los cambios y los retos. Me balanceo en ese yin-yang que necesita mi vida para equilibrarse. Despedirme, caminar sola, disfrutar de mí, añorar, volver a abrazar. Y así en aparentemente constante repetición.

Me siento hoy más que nunca https://www.troimail.com/blog/0ja9z69 funambulista danzando a la búsqueda de baldosas amarillas en este camino de Oz que lleva a una yo distinta a la de ayer y un poquito más semejante a la de mañana.

Categorías
Oliviajes

Olivia en Bruselas

Esta semana pasada Olivia y yo nos fuimos a trabajar a Bruselas. Es una ciudad que no me gusta mucho pero junto con mi amiga, aprendimos a buscar los mejores rincones, disfrutamos con éxtasis los aromas de chocolate en las calles e incluso nos premiamos con un gofre tras mucho trabajo.

Os hablaré de Bruselas en un otro post, pero Olivia merece su exclusividad y aquí la tenéis, encontrando arcoiris incluso en la ciudad más gris.

Feliz sonrisa. Beeeeeesos de cabra.