2 Sep 2012

Archivado en En Ban, Batallando con el mundo, Desde mis Brumas, En mis ojos | 12 Comentarios

Lo que me llevo de tí

Lo que me llevo de ti, es ese ratito tan nuestro, compartido, especial, cotidiano quizá. Puede que ni te des cuenta de lo especial de esos momentos para mí, es parte del encanto… como cuando te observan sin que te das cuenta. Cada momento es tan diferente con cada persona…

Dejar que me maquille mi hermana. Observarla concentrada trabajando, respirar el aire que huele a ella, dejarme en sus manos sin saber si me va a transformar en zombie o en hada, compartir un silencio exquisito como mar en calma. Momentos sin expectativas, ni complicaciones, ni tensiones. Simplemente estamos, unidas compartiendo algo que ambas nos gusta, fluyendo.

Compartir confidencias y momentos cotidianos con mi madre. Precisamente por hacer más de 10 años que estamos separadas, disfruto de esos momentos tan sencillos como salir de compras, acompañarla mientras cose o hacer juntas algún trabajo doméstico, meterme en su cama después de la siesta, recibirla en mi regazo en el sofá…. y tantas cosas más! La complicidad y el amor más sincero.

Hacer excursiones y fotos con mi padre. Escuchar historias, dejarme guiar por los caminos y sorprender por cómo las cosas fluyen. Verle disfrutar haciendo fotos, capturando distintos puntos de vista y compartiendo la post-producción una vez llegamos a casa. Observar, escuchar, comprender.

Caminar y charlar con mi hermano. A lo largo de un paseo marítimo, compartiendo el asiento del copiloto o al otro lado del hilo telefónico; esos momentos de puesta al día no tienen precio. Compañeros desde la cuna y amigos por elección, contemplando nuestros renaceres y metamorfosis individuales. Esos ojos marrones que quiero mirar fijamente cuando esté muy viejita.

La complicidad, honestidad, generosidad y alegría que hacen de mi compañero alguien con quien disfruto compartiendo cada día.

Los colorines de mi abuela, pintando los caballos como cebras y las princesas azules. Los abrazos y besos ruidosos, las sonrisas robadas e incluso los bailes con «movimiento sexy»!

Pasear con Rita -la perrita-, correr y disfrutar, aprovechar mi visita para una sesión de baño, jugando hasta que se seque. Su mirada pura y llena de amor, su alegría cuando llego a casa, sus mimos cada mañana.

Los momentos de confidencias con Ana. En multiples formas, via Skype o paseos sevillanos. Conocernos en los momentos nchi y los momentos concha, en las bodas, en los viajes, en cualquier lugar donde nos desplacemos con nuestra caracola. Transformarnos.

Lo que más me gusta de cada uno de mis amigos: los abrazos sinceros de «mis chicos», las partidas de Worfeud con charla con Eva y Moona, las charlas sobre libros y cine con Vi, los chats mimosos con Ester, la naturalidad de Constanza, los juegos con mis sobrinos «postizos», la frescura y encanto de mi familia política, los cotilleos de ama de casa con Desi, los paseos y charlas sobre mil cosas con Yolanda, el torbellino y energía de Alicia, la cercanía que hacen a Anuska parte de mi familia tras 20 años de amistad, la sabiduría de Shu, la canela de Tegala…. Las personas de cerca y lejos, a las que veo más y veo menos, que me regalan pequeñas cosas, me aportan ejemplos de vida y me hacen sonreir.

Y tú, ¿con qué te quedas de quienes te rodean? ¿Lo compartes conmigo, por favor? 🙂

Namasté.

 

 

  1. ¡Qué bien lo cuentas, preciosura! Todos vamos atesorando momentos, instantes y sensaciones que conforman la colorida colcha de patchwork con que nos abrigamos cuando llega alguno de esos momentos de frío.

    Tú también estás en mi colcha, con colores de mar, viajera.

    ¡Besos de locura! :***

  2. Que preciosidad de post, llegar a casa después de una despedida más y leerte…y llenarse de emoción el corazón.
    Yo también tengo mis cajitas de recuerdos muy bien etiquetadas, con nombres, con fechas, con momentos…que abro de vez en cuando y me embriago con ellas.

    Por supuesto una lleva tu nombre…nuestras partidas, nuestras charlas, tus fotos, tus comentarios que siempre me llenan de ternura, tu sonrisa (que aunque lo haya visto me llega), nuestras canciones compartidas…un lujo el haberte encontrado.

    Eres muy especial Brumita. ;***

  3. Bonito post 🙂
    Me alegro de que lo hayas pasado bien…

  4. Hermosísima forma de plasmar esos sencillos sentimientos que, casi sin darnos cuenta, conforman lo esencial, lo nuclear de la vida.
    Gracias por sentir. Gracias por saber manifestarlos. Gracias por Ser.

    PD.- La abuela ha pintado tu ardillita.

  5. Me quedo con las sonrisas, con los momentos únicos, cómplices, cercanos… me quedo con los abrazos y las miradas, con el descubrir, sorprenderme y no sorprenderme sonriente…
    Un abrazo de ¿canela?

  6. Post como este me renuevan la fe en la humanidad… gracias

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *