15 Mar 2012

Archivado en En Ban, Batallando con el mundo | 5 Comentarios

Lo Difácil

Uno de los conceptos que aprendí gracias a mi mentora en Coaching, es el término difácil. Me hace sonreír cuando lo digo, como un juego empapado de mensajes.

Me viene a la mente a menudo, no solo por mí, sino cuando escucho a otras personas repetir el tan manido comodín de «no es tan fácil» tras haber escuchado tu opinión o tu consejo. ¡Claro que no es fácil! Es difácil, les digo. (La cara de póker posterior está garantizada claro)

¿No os ha pasado, descubriros vosotros mismos poniendo excusas para algo que no sabéis cómo afrontar? A mi me pasa, claro que sí, dar rodeos antes de estudiar, no acabar de encontrar el momento para algo que me da pereza.

Un «No es tan fácil» se puede contrarrestar con un «todo es ponerse» o un «querer es poder». Y si, tampoco es fácil, claro, pero… yo me pregunto… ¿hay algo en la vida fácil y que merezca la pena? ¿no es el concepto fácil algo relativo? ¿Dónde está la frontera?

No es fácil levantarse de la cama en los días fríos, pero lo hacemos. No es fácil afrontar algunos tragos personales, o escuchar gritar a los niños, o sacar al perro por la mañana o mil cosas más que hacemos por costumbre, que tenemos asumidas. Son una responsabilidad para nosotros.

¿Puede ser ese el factor que te acerque a lo difácil? ¿La responsabilidad sobre tu propia vida? ¿La capacidad de elegir? ¿Tiene toda decisión personal una parte de fácil y de difícil? ¿Emanamos subjetividad por todos poros de nuestra piel?


Image by lyddie

Yo creo que sí. Que todo es ponerse, que el instinto tiene una campanita y te recuerda lo que quieres. Cuando estás sumido entre las dudas, hay un faro girando y enviando destellos hacia donde tienes que ir. Entre la fe y las brumas, te acercas hacia lo que quieres.

No es fácil decir que no a un abuso, no es fácil dejar a alguien que te consume, no es fácil tener el valor de luchar por hacer un sueño realidad. No es fácil quererse bien, no es fácil tener un jardín florido y exuberante, ni fácil es aprender a bailar el tango o la danza del vientre. Tampoco es fácil ponerse a dieta, aprender a escuchar a los demás, soltar las amarras de lo que ya no es nuestro.

Pero… ¿y lo que sientes cuando lo consigues? Esa liberación de no llevar en la mochila lo que no te corresponde. Esa aceptación y respeto por uno mismo. Esas flores esplendorosas en la terraza. Esa respiración liberada sin el peso de la angustia. Ese sueño cumplido, en forma de viaje o proyecto. Ese control sobre el cuerpo bailando lo que siempre has querido. Eso, queridos míos, no tiene precio, y por ese motivo cogemos las riendas de nuestro caballo, para galopar salvajemente o para ir al paso disfrutando de la luz del sol.


Image by lyddie

 

  1. :)))) Me has arrancado una sonrisa enorme… quizá porque hoy me he dicho a mí misma que «todo era ponerme» y, además, porque me has recordado a mi hermano menor cuando era pequeño, para quien las cosas eran fáciles y difáciles 😉
    Besos!!

  2. Bruma, me ha encantado el palabro!! yo soy más de decir: primero hazlo, y luego podrás decir si fue fácil o difícil. Creo que esta sociedad de todo rápido y todo fácil nos predispone a la excusa y a no hacer los esfuerzos necesarios. Hoy mismo le dije a una niña perdida que lo que iba a hacer no sería fácil pero era necesario… a fin de cuentas, fácil es un adjectivo-escondite.
    Abrazos fáciles

  3. CaboDoMundo says:

    Me has hecho reflexionar … pero queda muchísimo por ahondar en esa subjetividad para vencer, por ejemplo, al tabaco.

    Me encanta la web.

    Abrazos.

  4. Me fui a vivir con un chico y me costó afrontar esa palabra (sin conocerla) para reconocer que había sido una mala idea y que tenía que mudarme. No es más fácil quedarse, ni callar a los niños con un dulce sabiendo que mañana llorarán por algo más.
    La clave la has escrito, ¿qué es lo que quieres? ¿y lo que no quieres?

    Eres muy grande, cielo. 🙂

  5. Me hace gracia lo de «difácil» desde pequeña, porque mi prima, dos años menor que yo, lo decía…y me has recordado todos sus «difáciles».

    Besos.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *