27 Feb 2012

Archivado en En Ban, Batallando con el mundo, Desde mis Brumas | 3 Comentarios

Pobrecitos los niños de África.

A través del comentario de Tegala en mi post anterior, me ha hecho querer compartir con vosotros un ejemplo de actitud. Tegala comentaba que en ocasiones es muy difícil salir de la espiral negativa y reirse, que cuando se acumulan las cosas poco más sale que risa de loca. Y estoy con ella, se que parece muy fácil y por eso el mérito de quienes pueden a veces girar la espiral, bien sea apagándose hasta el día siguiente (un reset a tiempo puede ser muy beneficioso), alimentándose con algo positivo o relativizando la situación sin dejar de luchar.

TODOS, por muy divinos y positivos que seamos en algunos momentos, tenemos momentos de desconsuelo y de falta de fe. Eso no es malo para nada. ¡Qué podemos hacer más que comprendernos, dejarnos estar tristes y ponernos al sol cuanto podamos para llenarnos de una luz necesaria!

Lo que os quería contar hoy está también relacionado con Tegala, y con Shubhaa. Ellas tienen un amiga y vecina con un coraje admirable; es una valiente, como muchas de vosotras, y afronta sus realidades y problemas cotidianos (que son bastantes) con una actitud ejemplar, desprendiendo un amor interior y una serenidad que me encantaron.

Tiene una frase con la que relativiza sus propias circunstancias y descarta la opción del victimismo. Os la dejo por si a vosotros os enriquece y hace sonreír como me sucede a mí.

«Pobrecitos los niños de África» y no yo.

  1. Maneras de vivir 🙂
    Gracias por el pensamiento

  2. pues no puedo más que darle la razón, es así, tal cual.

    biquiños,

  3. Tengo la inmensa suerte de estar rodeada de personas bonitas que me recuerdan lo realmente importante!
    Abrazo sin penas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *