5 Feb 2012

Archivado en En Desde mis Brumas, En mis ojos, Musica | 6 Comentarios

Reflexiones de mimosa

No se me ocurre un aroma más delicioso que el de la mimosa. Es delicada, con sus pistilos desplegando perfume y color.Colma el invierno de alegría, esperanza e ilusión por la primavera que se avecina. Cierro los ojos y me dejo adormecer por la dulzura en forma de árbol.

Lo tengo claro, si puedo elegir, quizá no me convierta en carballo o en almendro, otros de mis árboles favoritos. Sin duda me encantaría ser una enorme mimosa. Fuerte tronco, profundas raíces y tanto mis hojas como mis flores formadas de pequeños palitos. Podría deshacerme de gusto cuando me apeteciese.

La mimosa no es una flor cualquiera. ¿Cuantas personas dirían que su flor favorita es la mismosa? Pocas, seguro. La mimosa es el objeto de devoción de las personas sensibles. Más allá del clasicismo de las rosas rosas, la majestuosidad de los narcisos y la perfección y tersura de los tulipanes. La mimosa se eleva al nivel de las flores de almendro, el azahar y la lavanda. Efímera y encantadora, desplegándose a la vida en un éxtasis tan perenne como la propia existencia.

Y frente a mi, una mimosa, reflexiones y caminos. Peregrina decidiendo la ruta que ha de vivir. Feliz de elegir, consciente de la responsabilidad persona y las inabarcables posibilidades alrededor. Abriendo los brazos lo justo para abrazar el presente, mirando al horizonte y deseando lo que venga. Confiando. «Haciendo sin hacer, todo se hace».

Así estoy ahora, en estado mimosa. Abierta a los sueños y al presente. Sintiendo mariposas en el estómago mientras me planteo nuevos retos. Los riesgos siempre remueven y agitan. No se vive plenamente sin ellos. Trabajo por aceptarlos. ¡Qué sería de mi sin esta permanente jardinería interior! Del barbecho al hecho. Pensando lo que quiero plantar, sin más ambiciones que alimentarme de los frutos de este huerto-jardín, ahora bautizado como «huertín», ea.

Suenan las gaitas, «Fuxan os Ventos». Hoy me quiero sentir esa gallega sin acento, con mochila, sentires, lágrimas y sonrisa.

Y hablando de mi huertín, a sementar (sembrar)…

  1. Sementar sementarei,
    loguiño de clarear,
    en tanto no povo medre
    un meniño, un vello e un cantar. (Bis)

    Un meniño rebuldeiro
    que fale na lingua nai
    que suba os pexegueiros
    a froita verde a roubar…

    tus entradas siempre son evocadoras.

    biquiños,

  2. Me encanta leerte, contagias ganas: ganas de mimarse, de cuidarse, de cultivarse… sobretodo de cambiar.

    Eres una mimosa preciosa!! ;*

  3. Gracias, porque al leerte yo también me he hecho mimosa, y también quiero abrazar el presente, haciendo sin hacer. Hoy me has traído el perfume de los sueños al leerte.

    Besos con flores

  4. Sois mas bonitas… 🙂

    Adabra: saca la pandereta!!
    Gracias solete.

    Evita: Asias…. *^.^*
    ¿Podrás oler una mimosa? Es terapeutico… 🙂

    Suli: Te gustarían mis runas. Dan muy buenas observaciones sobre el presente.
    Besos mimosos.

  5. Me encanta la mimosa!!! Creo que ya te lo he comentado alguna vez…
    Gracias por recordármela porque todavía no he visto ninguna en flor pero ya tiene que falta poquito para REBROTAR!!!!
    Abrazos perfumados, coloridos y mimososssssssss

  6. Gracias por traerme el recuerdo de las estaciones!
    Besos con flores

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *