13 Ene 2011

Archivado en En Batallando con el mundo, Desde mis Brumas | 9 Comentarios

Más allá…

almond_blossom_by_guytz
Image by guytz

Más allá del invierno, sonrío al encontrar las primeras flores de almendro emergiendo de entre los fríos.
Más allá del estrés, el cansancio, la escasez de energías, la vida siempre resurge.
Más allá de las tinieblas está el sol esperando llenarnos de energía.
Un cielo inmaculado, ganas de verano y terracita al sol, absorviendo luz.

Siempre mirando más allá, ampliando tu círculo de estímulos.
360 grados de vida rodeándote.
Eres tú, tan grande por dentro y tan pequeño y este universo infinito.
Inspirándo-te en cada pálpito.

Busca a las flores de almendro y verás como te hacen un guiño
por lo que está por venir.

  1. jofegaber says:

    Gracias Bruma, necesitaba hoy esas palabras.

  2. Un placer, yo también. 🙂
    Namasté.

  3. Gracias por regalar(me) estas flores de almendro que añoro y echo en falta de mi isla… Todos los eneros de mi vida en la isla esperaba ese milagro antes de San Sebastián… mis viejos «años nuevos» comenzaban con esa nevada de pétalos blancos.

    “El artista ve recuerdos”, escribía Unamuno… Pero estos son sólo una selección emocionada, una interpretación sentimental, de lo que percibimos y contemplamos: “Entre el paisaje y el espectador se produce necesariamente una especie de ósmosis, un intercambio de sensaciones”, en el que tan importantes son los elementos materiales de la naturaleza como los efectos que producen (o perduran como recuerdos) en el espectador viajero consumidor de sensaciones… Somos un Museo de paisajes vividos, recordados, itinerante; viajeros al fin al cabo… Bruma, mi lejana bruma entre almendros…

    Pau

  4. Shubhaa says:

    La naturaleza nos recuerda una y otra vez que todo tiene su proceso y que todo tiene sus tiempos, que no se puede forzar y que hay un tiempo para florecer, un tiempo para dar fruto, un tiempo de cosecha…
    Gracias!

  5. Pau: Hoy precisamente al venir a trabajar he visto preciosas escenas de la bruma entre los almendros, el sol de la mañana temprana, las ovejas pastando… Daban mas ganas de quedarse alli paseando! 🙂
    Me gusta esa escena que me pintas de un museo de paisajes vividos, un collage de experiencias y sentires. Gracias Pau.
    Namasté.

    Shu: Naturaleza siempre sabia, madre y energía viva. Y en esa tierra de volcanes? Cómo se evoca la primavera?
    Gracias a ti! Super abrazo!

  6. Querida Bruma, cuando nuestras fuerzas están al límite la naturaleza nos recuerda que la vida sigue emergiendo, abriendose paso y regalándonos motivos para cargarnos de energía.
    En esta isla de volcanes, las estaciones tienen otros colores, el invierno es verde, la primavera, empieza a ponerse marrón (aunque depende del año) y lo notamos por un sol más agradable que el de estos días. En realidad no hay estaciones, apenas dos.

    Un abrazo.

  7. Greenfeet says:

    un dia la despertar encontré junto a la mesilla una ramita de almendro en flor…fué una de las imagenes y sensaciones más placenteras que he experimentado por la mañana sintiendo el cariño que alguien me transmitió al levantarse antes que yo y recoger este ramo fresco por el rocio e la mañana y dejarlo junto mi mientras aún dormia…muy bonita la foto..y muy buenos recuerdos.Gracias bruma. Un abrazo.

  8. Vaya alegato en favor de la esperanza… Muchas gracias por recordarnos que siempre saldrá el sol, y más un día como hoy que aunque lo veo en el cielo, no lo siento así… GRACIAS!!!!! Y un abrazo con flores de almendro para tí.

  9. Hoy te doy las gracias Brumita, porque la flor de almendro es una de mis favoritas y porque acabo de percibir el respiro inmenso del universo.. Un abrazo celestial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *