7 Ago 2010

Archivado en En Desde mis Brumas, Psicoanalizando | 6 Comentarios

Hablemos

te-quiero-nina

Quizá lo que menos me guste de mi familia (y espero no meterme en un problema por hablar de ello) es que no creo que la comunicación sea fluida en cuanto a sentimientos y malestares. Desde que comenzamos a dividirnos por el mundo: mi hermano a Madrid, tiempo después yo al sur y ahora al mediterráneo; nos hemos visto obligados a desarrollar relaciones lineales y cuidarlas a pesar de la distancia.

Si a eso le sumamos el posterior divorcio de mis padres, se complica la historia. Por tanto las relaciones son yo con mi madre, yo con mi hermana, yo con mi padre, yo con mi madre y yo con mi hermano. Respectivamente cada uno de ellos cuida sus relaciones con los demás de la misma manera. Estoy más que orgullosa de mi familia y creo que a pesar de todo lo que hemos pasado, seguimos unidos y mantenemos relaciones muy positivas entre nosotros. Ha habido momentos y personas en las que las relaciones no han sido tan positivas, pero hay que aprender a cuidar y tratar cada relación de distinta manera, unilateralmente, cuidando mucho las expectativas de ambos.

Al hablar con cada uno de los miembros muchas veces me encuentro con malestares entre ellos que no se transmiten ni comunican sino que se quedan dentro y como mucho se comentan con otro miembro de la familia, pero no con el afectado. Prácticamente lo he visto en todos nosotros, y obviamente, si lo descubro en mí, trato de hacer lo posible por enfrentarlo y hablar directamente con quien tengo el malestar.

No se si poco a poco iremos desarrollando esa facultad de decirnos las cosas pero sin duda no dejaré de pedirlo una y otra vez. Cuando me ha sucedido a mi, que alguien esté molesto conmigo y me tenga que enterar meses después, me duele en el alma. ¿Por qué no hablar las cosas en su momento e incluso gritarnos y discutir? ¿Que puede pasar? ¿Es mejor dejarlo que fermente dentro?

Si al menos los malestares perdieran intensidad con el tiempo, estaría bien, pero no, normalmente anidan en rencores absurdos. Olvidamos lo mucho que nos queremos, que nunca haríamos daño al otro con maldad y que todos nos equivocamos (incluso nosotros mismos interpretando las cosas).

Por eso os animo a decir a alguien que le notas distante, que le echas de menos, que te ha molestado algo que te ha dicho o como te ha hablado…. Y por supuesto, que le quieres, que estas orgullos@ de él o ella… Y si avanzamos más podemos llegar a las expectativas de la manera más sincera y natural. Siempre presentes los posos del amor como base de todo, en esas personas que forman parte de nosotros.

Naturalidad y cercanía a pesar de cualquier distancia.

  1. Serían muchísimo más sencillas las relaciones en general si optáramos por hablar con naturalidad.
    Pero no sé porqué cuesta tantísimo… Así nos va!
    Practiquemos!!!! que es bueno!!!!

  2. Estercita guapa! :*
    Por ahora a nosotras de naturalidad y cercania que no nos falte! Un abrazo y caricita a Irene. Lov u!

  3. Con mis padres me comunico bastante bien, por suerte. Con otras personas no es lo mismo. Yo procuro hablar de lo que me molesta, pedir perdón si me he equivocado… pero no todo el mundo está dispuesto a expresar lo que siente, sea bueno o malo, esté feliz o enfadado.

    Un besito y un abrazo cálido.

  4. Tegala, tienes un tesoro, bien lo sabes.
    Por mi parte, creo q a todo podemos aprender y mejorar. Creo que vamos avanznado y al fin y al cabo, somos responsables de nuestras propias acciones, así que por mi parte intentaré hacerlo.

    Un abrazo blandito.

  5. la sinceridad es el mejor método para llegar lejos y construir relaciones sanas.
    bicos,

  6. Estoy contigo Aldabra. Bico y abrazo fuerte!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *