18 Mar 2010

Archivado en En Desde mis Brumas, Divagaciones, Psicoanalizando | 6 Comentarios

Sintoniza-me

on_the_radio_by_irrr

Image by irrr

En ocasiones hacemos por los demás y nos extraña que no valoren nuestros esfuerzos. Transmitimos nuestros sentimientos y a veces no los vemos correspondidos. Emitimos en una frecuencia que no es recibida y el otro emite en su propia sintonía. No hay comunicación porque no estamos sintonizados.

Normalmente hacemos por los demás lo que valoraríamos que hicieran por nosotros. Cuando pensamos en el Otro, ¿lo estamos haciendo en su frecuencia o en la nuestra? Hay muchos ejemplos alrededor: los regalos que se hacen por el gusto propio, las demostraciones de afecto en uno u otro nivel, la sinceridad absoluta que quizá no es bien recibida… Suponemos con nuestro criterio que esa es la sintonía correcta, porque es la nuestra, la que estimamos correcta.

Cuando pruebas a sintonizar con el otro, en buscar su frecuencia; empatizas con su manera de expresar y valorar las cosas. Puede ser que mi pareja no sea «romántico» y no es su idioma escribirme poemas de amor. Quizá él demuestra su afecto haciéndome un zumo cada mañana. Se que ese es su idioma, lo capto en su frecuencia y me llega el afecto. Puede ser que a mi amiga simplemente le guste que le escuchen atentamente demostrando el interés que siento, mientras que a otra amiga quizá le guste más la alegría e interactuación.

Es un idioma personal, con sus significados y cultura propia. Algunos se sentirán incómodos con un abrazo, otros sentirán que están recibiendo afecto de verdad, otros prefieren los besos, otros la simplicidad de una mirada cómplice. Ahí está nuestra riqueza cultural afectiva. Cuando rechazamos a los que no utilizan nuestro idioma, nos privamos de enriquecernos y comunicarnos en plenitud. Vuelve a salir la anhelada Aceptación y el siempre necesario Respeto.

Tal cual sucede cuando hablas un idioma extranjero, te saldrá mejor sin presiones, prisas o expectativas. Dejando fluir y expresar al otro; comunicando nosotros, comprendiendo que hay más maneras de expresar las cosas, más idiomas, más palabras (incluso en el silencio).

Juega con la rueda de frecuencias y prueba a sintonizar-te con tu entorno. Escucha atentamente las interferencias hasta que comienza a escucharse una suave melodía con claridad. Ahí, navegante, está la comunicación.

  1. y es algo muy importante, mucho. Es un factor primordial en la comunicación. Si, buen post, muy bien post.
    Besote :)*

  2. Lo frustrante es cuando te pasas la vida intentanto sintonizarte con los demás, con lo que te rodea, intentado hablar y entender el lenguaje de los demás y ves que nadie hace el esfuerzo de sintonizar contigo. Yo que tengo una frecuencia más complicada de encontrar sufro eso con frecuencia… respeto y trato de entender a los demás pero es bonito y necesario recibir lo mismo.

    Me ha gustado mucho tu post.

    Un abrazo y muchas gracias por sintonizarte conmigo.

  3. pues si eso ocurre muy comunmente, a veces vivimos por los demas esperando que ellos vivan pensando en nosotros., pero lo cierto es que muy pocas veces ocurre de esa forma..lo mejor es decir las cosas de frente y tal vez asi se solucione esa falta de frecuenciao mas nos pongamos en la misma.
    un besote Bruma que te digo tu blog siem0pre me lleva a un estado de tranquilidad enorme y leerte siempre es una reflexion
    cuidate un besote ^.^
    att.
    Una niña gato
      /l、
    ゙(゚、 。 7
     l、゙~ヽ
     しし し )ノ

  4. De acuerdo con tu post y también de acuerdo con Tegala.
    Es muy frustrante llevarse un chasco tras otro en cuanto a sintonías con el mundo. Eso sí, para compensar, también creo que llena mucho más cuando uno logra sintonizar DE VERDAD con otra persona. Es algo precioso, que te puede hacer sentir plen@.
    Me compensa la frustración si es a cambio de encontrar muy de vez en cuando gente como tú. 😉

  5. Toda transmisión es el 50% del trabajo, la otra mitad es la recepción…
    Sintonicemo-nos to-dos
    Un abrazo 😉

  6. ¡Post magnífico!..como siempre…pero tengo que ser más sincero…me encanta buscar y encontrar la frecuencia de aquellas personas que son ricas de matices y de sentimientos, y que sobre todo transmitan todo esto…Tú eres una de esas personas y ¡me alegra haberte conocido! Un achuchón

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *