9 Dic 2009

Archivado en En Desde mis Brumas, Musica, Psicoanalizando | 8 Comentarios

Bufanda de rutina

we_meet_again__yellow_scarf__by_subterfugemalaises
Image by subterfugemalaises

Entre el frío y el te, una bufanda de rutina ayuda y abriga. Parece que todo ha sido siempre como es ahora y hace días que he aterrizado en mi nuevo entorno. Son momentos en los que me sorprendo carente de pequeñas cosas que solo el tiempo me podrá dar.

Es curioso cuánto creemos que nos protege la rutina de lo conocido. El mismo entorno, los amigos, el trabajo que ya hacemos con los ojos cerrados. Cuando todo el cascarón cambia es cuando más cuenta me doy de la importancia que tiene el trabajo realizado con nosotros mismos.

No soy autodependiente, ¡ya me gustaría! Pero en los últimos años sí he aprendido a disfrutar más de mi misma y de las cosas que me gustan; algo que me ayuda en estos momentos en que mis mejores amigos están lejos. Llevándome al cine cuando estaba sola, regalándome pequeños momentos, paseos, aficiones… hice un fondo de ahorro para mi autodependencia.

Lamentablemente, este fondo me alimenta hasta quitarme el hambre, pero no me colma hasta saciarme por completo. Tendré que ir sembrando desde cero para enriquecerme de otras personas, como ya hice hace 8 años en una ciudad entonces nueva para mí (que me despidió con una fiesta hace 3 semanas).

Alguien me dijo que mi camino es un sendero en solitario. No que estuviese siempre sola, sino que el trabajo y la lucha los tendría que hacer por y para mí. Todavía soy muy inmadura emocionalmente como para aceptar la soledad. Hay algo el mí, el Niño interior, que se revuelve buscando consuelo y cariño fuera de sí, como cuando nos revelamos por no querer ir al colegio y sabemos que tarde o temprano tendremos que hacerlo. Es inevitable. Mirarnos cara a cara.

Escuchando

«Time exists but just on your wrist so don’t panic
Moments lasts and lifetimes are lost in a day
So wind your watches down please
‘Cos there is no time to lose
And I’m gonna stay here indefinitely
And I wanna stay here so just let me be»

  1. Libélula says:

    Pues hoy será que no estoy de acuerdo con esa frase que alguien te dijo: «mi camino es un sendero en solitario», porque eres una de las personas que conozco que más comparten en su camino, tanto dando como recibiendo.
    Y en un par de días, veré tu cara 🙂
    Disfrutando de los próximos planes y hasta nerviosa, mi alga…

  2. Me siento igual de inmadura..y a veces se hace cuesta arriba, a veces..cuesta abajo..como dices debe ser que en el fondo, con ciertas cosas nos sentimos muy pequeñitos aún..
    Todo pasará, y aprenderemos de ello, tanto + como -, como siempre! Pero que sean más ++++ 😉
    MUAKS!

  3. Para aprender a estar con la gente primero hay que aprender a estar solo.

    Un trémulo e incólume abrazo.

    Felipe.

  4. La Mujer Sonriente says:

    A Conso y a mí nos ha gustado la canción =) No la conocía… excepto por los pitidos últimos del despertador jajajaja
    Quizás la autodependencia sea el fin último y la situación ideal, pero yo creo que tal y como vas lo estás haciendo muy muy requete bien. Como amiga y como testigo de tus buenos momentos y de las mudanzas y hasta de las fiestas de bienvenida/hasta pronto.
    =* ¡Ánimo, Brumita guapa!

  5. Libélula: compartir comparto pero el trabajo y la lucha es por y para mí, o al menos eso me dice la intuición y la vida. Ja vorem! 🙂

    Sarita: hace poco que empecé a reflexionar sobre las diferencias de ser maduro racionalmente o emocionalmente. Cuando uno es autoesigente y perfeccionista y te te consideras mas o menos maduro racionalmente te sorprende encontrarte reaccionando como un niño en muchos momentos. Simplemente es un campo para cuidar y trabajar al que no le hemos dedicado la misma atención que al racional. Ahora sabemos un camino más para investigar! 🙂
    Muack y buen fin de semana!

    Felipe: Totalmente de acuerdo. Me ha encantado tu abrazo. Incólume, qué palabra bonita…
    Por cierto, poeta, tenemos el libro publicado?? 🙂
    Salud-os poéticos.
    PS: os debo un podcast, no lo olvido… Cuando vuelva a grabar, pasadas las fiestas…

    Mujer Sonriente (y bonita): Gracias por tu apoyo incondicional. Eres mi testigo number one y muchas veces me recuerdas más mi trabajo personal de lo que yo hago. :*
    Sobre la música, te gustaría Travis… Ya te pasaré mis canciones favoritas…
    Esta es entre melancólica, dulce,… como estar soñando… A mi me gusta el despertador al final, aunque es el sonido de despertador que me parece más cojonero!
    Buen día tesoro. Namasté.

  6. Te envuelve y protege una bufanda de rutina y aunque te sientas a medio camino, tienes mucho andado, mucho ganado y mucho aprendido, por supuesto, queda más pero eso siempre será así para todos. Cuando no quede, malo. Eres de las personas más maduras que conozco y eso significa que tu camino lo estás recorriendo bien.
    Hace poco me llamó una brujita bonita para darme ánimos en un mal momento y hablamos de los recorridos que se tuercen sin que lo entendamos y todo viene por algo. En tu caso el cambio ha sido deseado y no te costará encontrar personas amables dispuestas a compartir contigo. De momento tienes a alguien excepcional y sé que estás feliz por ello.
    Te sigo, aunque esté más callada estos días. Me como una choco-galleta y sonrío pensando en algunos golosos que estuvieron por aquí.
    Tienes otra bufanda sin rutina para que te abrigue los días novedosos. Espero que cumpla su cometido porque creo que yo tendré un invierno sin bufandas… y sin zapatos.
    Besitos, besitos.

  7. Tegala: Choco galletasssssssssss!!!!
    Creo que las nuestras las comeremos esta navidad! ni turrón ni na! Que buenas! Estan reservadas como un manjar! 🙂
    Tengo una bufanda que me da mimos, azulita y morada. Es lo que tienen las brujas, que crean bufandas mimosas.
    Besis y un gran día para ti, brujita sin zapatos.

  8. Lo tenemos… y se agotaaaaaaaaaaaa! Muak! 😉

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *