26 Nov 2008

Archivado en En Pensamientos Semanales | 4 Comentarios

Pensamiento Semanal: Consciencia.


Image by anakidd

…que no conciencia…

Consciencia de lo que somos, de lo que sentimos, de lo que elegimos.

Me equivoco, pero soy consciente. Es el primer paso. El segundo puede ser deternerme o seguir en mi error, en la consciencia.

Siento, y soy consciente. Puedo hacer lo que quiera con mis sentimientos. Soy consciente de ellos, e incluso puedo elegir ignorarlos. Pero sé que están.

Vivo y soy consciente… ¿Soy consciente?

Elijo en la consciencia de mi situación.
Camino sabiéndome ese camino que piso.

La consciencia lo es Todo.

  1. Es cierto que todo resulta más fácil si somos conscientes… pero a menudo resulta muy complicado serlo. Creo que nunca somos 100% conscientes de nuestros sentimientos, nuestras emociones y nuestros actos… o, mejor dicho, muchas veces no somos conscientes en el momento en que sentimos, nos emocionamos o actuamos…
    Me quedo reflexionando… aunque no sean horas.
    Besos nocturnos!

  2. Soy consciente de que tu blog me turba…y sigo viniendo atraido por un ansia quizas fetichista, de contemplar las hermosas fotos que pones, a las que no puedo evitar mirar a los ojos…como si ellas me dijeran lo que tu escribes. bicos a moreas, como siempre un texto escelente 🙂

  3. Sula: vaya si resulta complicado… Y claro que es difícil serlo al 100%. ¿acaso somos algo al 100%? Pero creo que ayuda esa chispita de auto-conocimiento que te hace identificar emociones. Un abrazo, pequeña.

    An, gracias… Por venir, por reflexionar y por alabar mis fotos, uno de mis ejes de expresión. Normalmente escribo a borbotones, pero la imagen q transmita lo que quiero tardo en encontrarla… pero llega, como no.
    Mais bicos, amigo.

  4. Hoy te regalo una metáfora sobre la consciencia de los sentimientos…

    Imaginemos que nuestro lado emocional es un jardín, y nuestros sentimientos son las plantas que forman parte de él. Debemos ser conscientes de todo lo que allí vive…

    Cada planta es un ser vivo, y como tal necesita ser alimentado para crecer. Si alimentamos bien una planta concreta, esta crece sana y frondosa, llenando gran parte de nuestro jardín; si no la alimentamos, esta se debilita y muere, siendo ocultada por otras plantas.
    A veces las plantas moribundas dejan sus semillas, que quedan a la espera se ser regadas, por eso nunca debemos olvidar que un día estuvieron allí, por si vuelven a florecer por sorpresa…
    Otra cosa a tener en cuenta es que no debemos alimentar a las malas yerbas, son dañinas y pueden robar alimento y espacio a otras plantas verdaderamente importantes.
    Por último, no es más importante una planta que crece rápidamente llenando nuestro jardín, puede que sus raíces sean débiles y no soporten temporales y plagas; es preferible dar importancia a esas plantas que crecen poco a poco, pero que están fuertemente arraigadas a esa tierra que les da de comer.

    En resumen…, hay que ser conciente de lo que sentimos, de su naturaleza y de cómo lo alimentamos, para que en nuestro “jardín” solo destaquen las plantas que nos hacen sentir bien.

    Un abrazo de jardinero emocional!

    PD.- No pillo la diferenciación que haces entre conciencia y consciencia, según la RAE sus significados son casi idénticos y derivan de la misma palabra (Del lat. conscientĭa).
    Ya me lo explicas cuando puedas, solo es por curiosidad 😉

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *